miércoles 18/5/22

Encarcelado en Dubai por engañar a un asiático con un falso centro de masajes de mujeres rubias

Según su testimonio, la víctima vio una foto de una mujer europea en un anuncio en Facebook
Los masajes no siempre acaban bien. (pxhere.com)
Los masajes no siempre acaban bien. (pxhere.com)

El Tribunal Penal de Dubai condenó a un africano de 35 años a tres años de cárcel y le impuso una multa de 67.000 dirhams por atraer a un asiático a través de un centro de masajes falso en Facebook.

El acusado también robó 600 dirhams y dos tarjetas de cajero automático, con las que retiró sumas de dinero y compró productos por valor de 66.000 dirhams. Será deportado después de cumplir su condena en la cárcel.

El imputado, que fue apresado y puesto a disposición de las autoridades competentes, recibió la ayuda de otros dos que aún se encuentran prófugos.

El caso se remonta a octubre del año pasado cuando un asiático presentó una denuncia en la que afirmaba que le habían robado bajo coacción y agredido dentro de un apartamento en Al Baraha en Dubai.

Según su testimonio, la víctima vio una foto de una rubia europea en un anuncio de un centro de masajes en Facebook. En consecuencia, se puso en contacto con el centro para hacer uso de sus servicios por 300 dirhams. Nada más llegar al centro, la víctima fue sorprendida por un hombre africano que lo agredió por la espalda y lo sujetó con fuerza con la ayuda de dos cómplices.

Los acusados ​​lo obligaron a entrar en un apartamento en el mismo piso, donde lo agredieron y le robaron 600 dirhams, así como dos tarjetas de cajero automático de su billetera y su teléfono móvil. Los delincuentes le golpearon hasta que tuvo que darles los pines de sus dos tarjetas de cajero automático y luego lo dejaron en la vivienda tras atarle los pies y las manos. Varias horas después, uno de ellos volvió a entregarle su teléfono móvil y su billetera y se dio a la fuga.

La víctima descubrió que usaron las tarjetas tres veces para sacar dinero y seis veces para comprar cosas en una tienda. Luego denunció el incidente a la policía.

Un policía testificó en las investigaciones que un equipo de detectives reunió inferencias, como resultado de lo cual se identificó y arrestó a un sospechoso. En el interrogatorio, el sospechoso negó los cargos, pero la víctima pudo identificarlo en la rueda de reconocimiento policial. Las cámaras de vigilancia del lugar mostraron su participación en este delito y otros denunciados anteriormente en los que utilizó el mismo modus operandi.

Encarcelado en Dubai por engañar a un asiático con un falso centro de masajes de...
Comentarios