domingo. 03.07.2022

Un australiano apela la condena por agresión indecente en Dubai

“Afirmé que vi a la menor en el regazo del profesor, lo que no sucedió, pero la familia de la niña me obligó a decirlo”, declaró un testigo
Tribunal en Dubai. (Fuente externa)
Tribunal en Dubai. (Fuente externa)

Un profesor de actuación australiano condenado por agredir sexualmente a una niña ha impugnado el veredicto después de que un testigo de cargo se retractara de su evidencia inicial. El australiano, de 56 años, fue acusado de tocar indecentemente a la niña emiratí, de diez, en un estudio de Dubai donde tomaba clases de actuación. Negó el cargo y le dijo a la policía que era un reclamo malicioso de la madre de la menor después de que él rechazara sus pretensiones amorosas.

Los compañeros del acusado interrogados en ese momento dijeron que el incidente no ocurrió y que la niña no había asistido al estudio el día del presunto incidente el 2 de diciembre de 2020. Sin embargo, un compañero de trabajo dijo a los investigadores que vio a la niña sentada en el regazo del hombre. Este relato formó parte de las pruebas que contribuyeron a su condena en marzo de seis meses de prisión seguidos de la deportación por parte del Tribunal Penal de Dubai

Su abogada defensora, Awatif Mohammed, de Al Rowaad Advocates, llevó el caso al Tribunal de Apelación este lunes, donde interrogó al testigo francés que se había presentado para cambiar su versión.

“Afirmé que vi a la menor en el regazo del profesor, lo que no sucedió, pero la familia de la niña me obligó a decirlo”, declaró el francés en el tribunal. “Me dijeron que conocían a personas en el poder y que harían que me deportaran. Pero cuando me enteré de la sentencia contra el acusado sentí que había destruido la vida de la familia y, por lo tanto, vine a decir la verdad”.

Mohammed alegó que el caso era malicioso y carecía de pruebas sustanciales. Ella dijo que los fiscales acusaron a su cliente de llevar a la niña a una habitación insonorizada, cerrar la puerta y luego tocarla de manera inapropiada. “Todos los testigos en ese momento declararon que la niña no fue al estudio ese día y subrayaron que mi cliente era un hombre decente”.

La niña había dejado de asistir a clases en el estudio en noviembre de 2020, un mes antes del presunto incidente. “Todos los compañeros dijeron que la madre de la niña lo estaba incriminando porque rechazó sus intentos de tener una relación sentimental con él, lo que estamos probando al proporcionar copias de fotos provocativas que ella le envió a mi cliente”. Agregó que el presunto incidente no se informó a la policía hasta el 15 de marzo de 2021, más de tres meses después de que se dijera que había ocurrido.

Mohammed también dijo a los jueces que las discrepancias en la evidencia de los padres del niño están a favor de su cliente. “La niña dijo a los fiscales que le informó a su madre sobre el presunto incidente, pero en los registros se muestra que se lo contó a su padre”, dijo Mohammed. Un informe de psicoanálisis forense indicó que la terminología y las narraciones de los hechos en orden cronológico por parte de la niña no reflejaban su corta edad.

También dijo que la madre de la menor era impulsiva y emocional y estaba más enfocada en el acusado que en su hija. Concluyó que no se han encontrado indicios que demuestren que la niña fue objeto de abuso sexual. Se espera un veredicto a finales de este mes.

Un australiano apela la condena por agresión indecente en Dubai
Comentarios