sábado. 18.05.2024

La agente inmobiliaria rusa Miranda Hayes realmente creía que las multas que le cobraba su novio árabe eran por su propio bien. Le pagaba entre 3.000 y 15.000 dirhams por llegar tarde a una cita o molestarlo. "Sí, me pueden llamar tonta, porque mirando hacia atrás me doy cuenta de que fui ingenua. Pero en ese momento no sentí que nada andaba mal. Estaba enamorada y él me aseguró que el dinero que me cobraba como sanción lo guardaba para nuestro futuro y para disciplinarme”.

Desde entonces, la rusa de 34 años rompió con el árabe, pero las repercusiones persisten. En dos años, estima haberle entregado 150.000 dirhams, principalmente en forma de multas punitivas, impulsada por la esperanza de un futuro compartido que nunca se materializó. Su pareja resultó estar casada y con dos hijos en Sharjah. La experiencia de Miranda, aunque impactante, está lejos de ser única en Dubai.

Una restauradora británica, Wendy, contó su propia experiencia cuando su novio irlandés la obligó a abandonar un apartamento en la lujosa zona de Al Barari, a pesar de haber invertido 500.000 dirhams como pago inicial.

Según una información del diario Khaleej Times, Wendy dijo que conoció al hombre cuando vino a Dubai de vacaciones durante la pandemia en septiembre de 2020. “Me dejé llevar por lo que pensé que era un romance vertiginoso, solo para descubrir que era una red de mentiras cuidadosamente tejida para quedarse con mi dinero”, contó la joven de 32 años.

Estaba tan cegada por el amor que vendí mi negocio en Londres para cubrir la hipoteca, y no dudé cuando él insistió en poner la propiedad únicamente a su nombre.

Más recientemente, Smita, directora de marketing de una empresa con sede en Dubai, contó cómo su novio la engañó para que le diera 30.000 dirhams. "Cuando eso no fue suficiente, inventó una historia desesperada, diciendo que necesitaba más dinero para pagar un préstamo personal, alegando que el incumplimiento le llevaría a prisión". "Me bloqueó y desapareció cuando me negué a entregarle más dinero".

Tras una investigación más profunda, Smita descubrió una verdad sorprendente. El hombre había estado usando una identidad falsa durante toda su relación. "Habíamos estado juntos durante tres meses y en ese tiempo todo fue un engaño".

Tendencia preocupante

Una de cada seis mujeres en el Reino Unido ha sufrido abuso financiero por parte de su pareja actual o anterior, según la organización benéfica Surviving Economic Abuse (SEA). El abuso financiero, ahora reconocido por la ley en ciertos países, es una forma de exigencia económica que implica controlar las finanzas de la víctima, como restringir el acceso al dinero y obligarla a endeudarse.

Independientemente del método, las víctimas suelen encontrarse en situaciones económicas precarias. Muchas experimentan abuso financiero junto con otras formas de violencia doméstica. En Estados Unidos, por ejemplo, la Oficina de Estadísticas de Justicia (BJS) informó de que el abuso financiero ocurre en el 99% de los casos de violencia doméstica, lo que destaca la gravedad y prevalencia del problema.

Si bien las estadísticas de Emiratos Árabes Unidos son escasas, el impacto en las víctimas femeninas revela una tendencia preocupante, particularmente porque las mujeres frecuentemente son víctimas de estafas románticas.

En abril de 2022, el británico Richard Dexter, de 38 años y padre de dos hijos, fue condenado a cuatro años y medio de cárcel en el Reino Unido por defraudar a una mujer de Dubai que conoció en Tinder por 141.500 libras esterlinas (661.450 dirhams). Dexter atrajo a su víctima con promesas de un estilo de vida lujoso, alardeando de "jets privados y coches caros", atrayendo a inversores potenciales a un acuerdo de tecnología biofarmacéutica.

Después de su arresto, se establecieron paralelismos entre él y el infame 'Tinder Swindler', cuyas hazañas fueron difundidas en un documental de Netflix.

Los procedimientos judiciales revelaron que Dexter inició contacto con la mujer de Dubai en Tinder, presentándose como un ejecutivo de Hollywood con una gran riqueza y posesiones de lujo. Un mensaje de Dexter alardeaba: "Tengo 32 años, la mayoría de mis amigos fueron a la universidad, todos tienen deudas y preocupaciones, y todos ganan entre 40.000 y 60.000 libras esterlinas. Ayer compré un globo aerostático sólo porque podía".

El fiscal explicó cómo Dexter convenció a la mujer para que invirtiera en un catálogo de patentes, que incluía una falsa "paleta de biorreactor". Afirmó falsamente haber acordado venderlo a una empresa médica, diciendo que estaba valorado en 3,6 millones de libras y prometiendo a la mujer el 50% de las ganancias. A pesar del deterioro de la salud de la víctima, Dexter siguió pidiéndole más dinero para cubrir los gastos administrativos y legales. Al final, le quitó un total de 141.500 libras esterlinas.

Factores subyacentes

En lugar de ridiculizar a quienes son víctimas de estafas románticas, los psicólogos abogan por comprender los factores subyacentes que impulsan la necesidad de conexión de estas mujeres.

La psicóloga del Centro de Psiquiatría, Asesoramiento y Neurociencia Openminds, Aprita Anand, manifestó que que si bien los factores pueden variar de persona a persona, a menudo existe un hilo común de vulnerabilidad que surge de dificultades pasadas, soledad o sentimientos de inseguridad.

"Si un hombre presta atención, las mujeres que puedan tener una vulnerabilidad subyacente pueden sentirse atraídas fácilmente hacia él".

"Es realmente fundamental que las mujeres se tomen su tiempo. Las relaciones deben progresar lentamente. La confianza se construye poco a poco. Permitirse tener varias experiencias con el hombre durante un período de tiempo ayudará a las mujeres a evaluarlo mejor".

"Hasta que una relación evolucione a un nivel en el que haya suficiente confianza, es mejor ser cauteloso y mantener los asuntos financieros separados. Si un hombre se mete pronto en problemas financieros, definitivamente es una señal de alerta". Sin embargo, no todo el mundo es experto en reconocer las señales de alerta.

Kesha, una profesional india que tenía una relación con Ramez, a quien conoció en una aplicación de citas en junio de 2021, admitió que su caballerosidad y su dulce charla oscurecieron todas las señales de advertencia. Se presentó como un funcionario emiratí bien arreglado de Abu Dhabi que residía en un alojamiento de la empresa en Dubai.

"Cumplía todos los requisitos: era un caballero honesto, amable, maduro, inteligente, atractivo y trabajador que buscaba una relación seria. Estaba en el cielo".

Describió cómo Ramez la escuchaba atentamente, elogiaba su belleza y sus logros profesionales, hablaba con ella todas las mañanas y todas las noches y con frecuencia comentaba su antigüedad y responsabilidades en el trabajo.

Con el paso del tiempo, Ramez le contó a Kesha de una discusión con su empleador, que resultó en su suspensión y problemas financieros con las cuotas universitarias. Kesha reveló que luego le pidió ayuda financiera, empezando con 6.000 dirhams.

"En el tercer mes, Ramez llamó desde una comisaría, reclamando arresto por incumplimiento de tarjeta de crédito. Pidió 14.000 dirhams, prometiendo el reembolso de 20.000 dirhams en tres a seis meses. "Al mes siguiente, afirmó que su padre estaba muriendo en Canadá y necesitaba visitas urgentes".

A través de conversaciones informales con colegas de la industria, Kesha descubrió la verdad: Ramez no había sido suspendido, no era emiratí y nunca visitó a su padre. En cambio, hizo un viaje de dos semanas a Turquía con su novia, financiado con el dinero de Kesha.

"A medida que me di cuenta de la realidad, supe que todo era una fachada. Recuerdo los momentos en que me convenció de comprar costosas fragancias femeninas, alegando que eran regalos para su tía. Ahora, sospecho que estaban destinadas a su novia".

Kesha dijo que Ramez todavía usa activamente TikTok, Instagram y Tinder para atraer mujeres pretendiendo ser alguien que no es.

Un abogado, que prefirió permanecer en el anonimato, dijo que Dubai es un terreno fértil para este tipo de estafas debido a su población diversa, joven, su abundante riqueza y su falta de parientes entrometidos. "Desafortunadamente, las víctimas a menudo tienen pocos recursos legales, ya que el dinero generalmente se entrega voluntariamente sin ninguna prueba que lo respalde".

Gaia, de 32 años, del Reino Unido, aprendió esta lección de primera mano. Conoció a Ziad a través de una aplicación de citas, convencida de que él buscaba una relación seria y eventualmente un matrimonio". Relató cómo su relación avanzó esporádicamente hasta que ella viajó a Londres a finales de 2019. Fue entonces cuando él empezó a profesarle su amor con mayor frecuencia, coincidiendo con solicitudes inmediatas de dinero. El día de su cumpleaños, el 16 de octubre, pidió 10.000 dirhams, alegando problemas financieros. Gaia envió el dinero y él correspondió con declaraciones de amor y deseos de tener una familia.

A su regreso de Londres, su tiempo juntos se vio empañado por continuas solicitudes financieras. Estas variaban desde necesidades específicas, como la renovación de visas, hasta demandas arbitrarias. “Las sumas aumentaron rápidamente: de 10.000 a 20.000 dirhams, 50.000 dirhams y, finalmente, 100.000 dirhams”. Gaia dijo que se dio cuenta demasiado tarde de que la habían engañado para que creyera en su amor mientras la explotaban durante tres años, todo bajo la apariencia de "préstamos".

"Una vez incluso usó mi tarjeta de débito para comprar zapatillas por valor de más de 2.500 dirhams. Al principio no le di mucha importancia, pero luego sentí que me estaba explotando. Cuando me negué a entregar más dinero, se fue furioso, dejándome sola en la víspera de Año Nuevo 2022.

"El 14 de enero reanudó sus peticiones, esta vez para su supuesto viaje y para la supuesta construcción de su casa en la India. Me envió fotografías de mármol, pidiendo mi opinión, pero nuestra comunicación se redujo debido a su comportamiento cada vez más grosero. Llega el día de San Valentín "El 14 de febrero de 2022, me invitó a cenar, para terminar la velada pidiéndome dinero una vez más. De mala gana, le di 50.000 dirhams, pero al mes siguiente me pidió 40.000 dirhams más", detalló Gaia quien finalmente recurrió a la venta de su coche para satisfacer sus demandas.

Los expertos en relaciones dicen que las estafas románticas que involucran relaciones físicas dejan un impacto mucho más devastador que las realizadas únicamente en línea, ya que la inversión emocional y la confianza construida durante los encuentros cara a cara profundizan la sensación de traición y trauma experimentada por la víctima.

Nadine Chammas, autora y mentora de vida radicada en Dubai, dijo que reconstruir la confianza en uno mismo y en los demás después de soportar la traición y el engaño en una estafa romántica comienza con cultivar la confianza en uno mismo.

Ser víctima de una estafa no disminuye la inteligencia ni la dignidad de amor y respeto. Si bien la confianza puede verse destruida temporalmente, se puede reconstruir mediante la autorreflexión y permaneciendo abierto a conexiones genuinas. Dijo que incluso mujeres aparentemente exitosas y educadas caen en estas estafas.

"Cuando nuestras emociones están comprometidas, tendemos a bajar la guardia y podemos pasar por alto las señales de advertencia o racionalizar el comportamiento sospechoso en nuestro intento de encontrar una conexión y aceptación genuinas", explicó. "La sofisticación de estas estafas, junto con la suspensión del pensamiento crítico en contextos emocionales, hace que incluso las personas educadas sean susceptibles a la manipulación y el engaño".

Neha Singh, de 32 años, se encuentra entre las pocas afortunadas que reconocieron las señales de alerta cuando su novio empezó a pedir dinero. La expatriada india conoció a Amar a través de un miembro de la familia cuando ella buscaba comprar una casa mientras él trabajaba en el sector inmobiliario.

Neha contó cómo sus ocasionales reuniones de café para discutir opciones inmobiliarias se intensificaron una vez que Amar descubrió su origen adinerado. "He estado en Dubai durante más de seis años y, aunque no estaba buscando activamente una relación, estaba abierta a conocer a alguien y sentar cabeza", dijo. "Comenzamos a reunirnos con más frecuencia y pronto empezamos una relación".

"En las primeras etapas, Amar mencionó su deuda por el uso excesivo de tarjetas de crédito durante un año de desempleo", continuó Neha. "Sin embargo, le restó importancia y me aseguró que con su nuevo trabajo en el sector inmobiliario pronto saldaría la deuda".

"Las conversaciones sobre dinero se volvieron más intensas después de unos meses", dijo Neha. "Los bancos lo llamaban constantemente, los abogados se involucraron y, finalmente, se enfrentó a una prohibición de viajar. Si bien nunca me pidió dinero directamente, a menudo lo insinuaba y me hacía sentir culpable para que lo ayudara".

"Comencé a sospechar cuando empezó a ponerme en conferencias telefónicas con funcionarios del banco y amigos para recibir asesoramiento legal", explicó Neha. "Las llamadas parecían montadas y carecían de legitimidad. No pudo aportar ninguna documentación que acreditara su deuda, avisos legales ni pruebas de la prohibición de viajar".

Neha dijo que cuando ella sugirió pagar su deuda, él siguió aumentando la cantidad. "Fue entonces cuando me di cuenta de que no quería pequeñas cantidades; quería una suma grande, casi 200.000 dirhams de una sola vez, de mi parte. "Cuando comencé a interrogarlo, se volvió extremadamente agresivo", dijo Neha. "Decidí dejarlo".

Más tarde, Neha descubrió que toda la información que Amar compartió sobre sí mismo era falsa. "Una vez que rompimos, aprendí por amigos que todas esas llamadas también eran falsas", dijo.

"Afortunadamente, nos separamos antes de que él pudiera tener éxito en su plan. Al principio, intentó recuperarme después de la ruptura. pero pronto me di cuenta de que sabía más de lo que pensaba. Él todavía está ahí afuera, viviendo su vida como si nada hubiera pasado y probablemente buscando a su próxima víctima".

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Se han cambiado los nombres de las mujeres para proteger su identidad.

Estafas amorosas en Dubai: Mujeres engañadas con hasta 500.000 dirhams