lunes. 22.04.2024

La autora de este artículo, Elena López, trabajó durante ocho años para Emirates, primero como tripulante de cabina y más tarde como reclutadora de personal para la aerolínea de Dubai.

"Por qué negarlo: el mito de que los pilotos acaban con las azafatas es común. Quizás no tanto como quisieran algunas de ellas o algunos de ellos, pero es frecuente cuando comparten lugar de trabajo, y se pernocta medio mes fuera de casa. Lo mismo sucede también por ejemplo en los hospitales con los médicos y enfermeras,  como consecuencia de esas largas y aburridas guardias. 

Pero… ¿es amor o algo más? Es amor a primera vista? O a primera ViSA?

Han coincidido en un par de vuelos. En el primero le tocó operar en la cocina trasera, pero en éste, va a tener la oportunidad de dar el servicio a los pilotos, y tendrá más oportunidad de establecer conversación con él, y averiguar si está casado. Bueno, casado no está, puesto que no lleva anillo, pero debería averiguar si está liado con alguna otra tripulante de cabina… Además, por delante hay una semana en Australia, por lo que si no lo conquista en el avión, tiene unos días por delante junto con sus correspondientes noches, para ligárselo.

Probablemente, a más de una tripulante de cabina sin pareja le ha venido este pensamiento a la cabeza, cada vez que ha volado con algún piloto atractivo. Y es que el uniforme de piloto, es algo que atrae las miradas de ellas, y ellos lo saben. Tanto lo saben, que en páginas para ligar o encontrar pareja, los propios pilotos cuelgan fotos suyas en uniforme, para captar así más seguidoras y propiciar nuevos encuentros…

Y no son sólo los pilotos los responsables de atraer las miradas de algunas tripulantes de cabina que sueñan con encontrar a su príncipe azul en los aires, al más puro estilo de 'Oficial y caballero', sino también los pasajeros, y cuanto más cerca esté su fila, mejor…

Los pasajeros de First Class y Business Class que viajan sin pareja y por negocios, son los más cotizados en el avión. En una segunda liga, los pasajeros estilo surfero que viajan en Economy con amigos a destinos tipo Bali o Tailandia, tampoco están mal, pero a muchas no les interesan ese tipo para tener algo serio…

Empezaremos por las historias románticas entre pasajeros y azafatas, las cuales han acabado en boda y ha sido por amor. La verdad es que conozco varias historias que han acabado con final feliz (y no hablo del tailandés) de cuando trabajaba en Emirates y vivía en Dubai. 

Chico pasajero vuela por trabajo o con sus amigos de vacaciones, y se enamora de la azafata que le sirve la comida y que supuestamente le salvará la vida en caso de emergencia. La azafata busca cualquier excusa para hablar con el mientras le sirve la bandeja, y el pasajero en su vida había ido tantas veces a la cocina de atrás para pedir un café como excusa para volver a verla… Antes de que finalice el vuelo, el pasajero consigue su teléfono y quedan en verse en algún lugar del mundo, hasta que después de unos meses le pide matrimonio y la azafata deja de volar para buscarse un trabajo normal o para dedicarse a ser mamá. Y este es el final feliz que desea tener cualquier azafata soltera. 

El problema empieza cuando no es amor a primera vista, sino a primera VISA. Durante mi experiencia en Emirates, he podido observar que el hecho de vivir en Dubai tampoco ayuda, ya que en esa ciudad se concentra mucha gente adinerada viviendo en un lujo constante, donde el que más liga es el que tiene la visa que más paga. Muchas de las azafatas que vienen de países pobres o subdesarrollados, y que generalmente suelen ser chicas atractivas y delgadas (y por eso han conseguido trabajar en Emirates), sueñan con vivir una vida de ensueño con un hombre adinerado y atractivo. Y en ese orden. 

Recuerdo una vez durante un vuelo que operábamos en Business Class, y después del servicio de comida a los pasajeros mientras comíamos las cuatro chicas en la cocina, una de las chicas soltó la típica pregunta: ¿Qué tienes pensado hacer después de volar en Emirates?. Una dijo que quería montarse un bar café en su ciudad de origen, otra quería seguir volando en una compañía aérea privada y la tercera nos contó que su mejor plan era encontrar un hombre con dinero que la mantuviera para el resto de su vida. Ella tenía claro que no quería trabajar más y quería vivir bien. El tema del amor ya vendría después. Ah! Y quería tener mínimo tres coches en casa. De hecho llevaba dos semanas quedando con un chico que aunque lo describió como bajito y feo, cumplía el perfil a nivel bancario. 

Me dejó impactada la manera tan frívola en la que relataba su mayor deseo: dejar de ser una simple azafata de vuelo para ser la mujer florero de un adinerado hombre que la mantenga. 

Es cierto que las películas de Disney nos han hecho mucho daño, pero cabe destacar que en éstas películas, la doncella en la mayoría de los casos se enamoraba del príncipe sin saber que era tal, y el no sabía que era la más pobrecita del pueblo. En las pelis de Disney triunfaba el amor, y ahora nos hemos convertido en una sociedad superficial donde lo único que importa es la cartera.

Volviendo al tema de los pilotos, es cierto que existen multitud de historias preciosas donde ha reinado el amor entre pilotos y azafatas, pero la gran mayoría de veces las relaciones entre pilotos y azafatas son relaciones “volátiles” o “pasajeras” que no duran más de una noche. En general, los pilotos tienen miedo a ser “pillados” por azafatas (porque creen que les van a desplomar la poca cartera que les queda a la mayoría después de mantener a varios hijos de relaciones fallidas, o porque siguen pagando la financiación de sus estudios de piloto) y las azafatas también consideran que, en ausencia de un pasajero adinerado, un piloto también les podría valer.

 En conclusión podemos decir, que seguramente las relaciones que han empezado por puro interés, sea el que fuere, no están destinadas al éxito. Por eso seguiré desde mi blog haciendo apología del amor verdadero, y que sigan fluyendo las relaciones con pasajeros y pilotos POR AMOR

---------------------------------------------------------

Elena López, autora de esta información, tiene su propio blog: La vida después de Dubai, para visualizarlo pinchar aquí.

Historias de Amor a primera 'Visa' en los vuelos de Emirates
Comentarios