viernes. 21.06.2024

Sohail Pardis conducía desde su casa en la capital de Afganistán, Kabul, a la cercana provincia de Khost para recoger a su hermana para las próximas celebraciones del día de fiesta del Eid para marcar el final del Ramadán. Se suponía que iba a ser una ocasión feliz para disfrutarla en familia. Pero durante el viaje de cinco horas el 12 de mayo, mientras Pardis, de 32 años, conducía por un tramo del desierto, su vehículo fue bloqueado en un puesto de control por militantes talibanes.

Días antes, Pardis le había confiado a su amigo que estaba recibiendo amenazas de muerte de los talibanes, quienes habían descubierto que había trabajado como traductor para el ejército de los Estados Unidos durante 16 meses de los 20 años de conflicto. "Le decían que eres un espía de los estadounidenses, eres los ojos de los estadounidenses y eres infiel, y te mataremos a ti ya tu familia", le dijo a la CNN su amigo y compañero de trabajo Abdulhaq Ayoubi. Mientras se acercaba al puesto de control, Pardis pisó el acelerador. No se le volvió a ver con vida. Los aldeanos que presenciaron el incidente dijeron a la Media Luna Roja que los talibanes dispararon contra su automóvil antes de que se desviara y se detuviera. Luego sacaron a Pardis del vehículo y lo decapitaron.

 Pardis fue uno de los miles de intérpretes afganos que trabajaron para el ejército estadounidense y ahora se enfrentan la persecución de los talibanes, a medida que el grupo gana el control de franjas más amplias del país. En un comunicado emitido en junio, los talibanes dijeron que no dañarían a quienes trabajaran junto a las fuerzas extranjeras. Un portavoz de los talibanes explicó a la CNN que estaban intentando verificar los detalles del incidente, y señaló que algunos sucesos no son lo que se describe. Pero quienes hablaron con la CNN dijeron que sus vidas ahora están amenazadas a medida que los talibanes lanzan ataques de venganza tras la retirada de Estados Unidos de Afganistán. En el apogeo de la guerra, había alrededor de 100.000 soldados estadounidenses en el país, como parte de una fuerza de la OTAN.

Unos 18.000 afganos que trabajaron para las fuerzas armadas estadounidenses han solicitado un programa de visas especiales de inmigrante que les permitiría ir a los Estados Unidos. El 14 de julio, la Casa Blanca manifestó que estaba lanzando la Operación Refugio de los Aliados, un esfuerzo para reubicar a los miles de intérpretes y traductores afganos que trabajaban para Estados Unidos y cuyas vidas ahora corren peligro. La evacuación comenzará en la última semana de julio para los solicitantes de visas especiales de inmigrante (SIV) que ya están en trámite, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una sesión informativa.

Pardis dejó una hija de nueve años cuyo futuro ahora es incierto. Ella está siendo atendida por su hermano, Najibulla Sahak, quien le dijo a CNN que tenían que dejar su casa en Kabul por su seguridad, por temor a ser el próximo objetivo. Hablando desde la tumba de su hermano, en una ladera árida entre rocas, plantas rodadoras y banderas, Sahak afirmó que no están a salvo.

Después de 16 meses trabajando para EEUU, Pardis fue despedido en 2012 después de fallar una prueba de rutina de polígrafo o detector de mentiras. Estaba buscando una salida de Afganistán, pero no calificó para la visa especial de inmigrante debido a su despido, declaró su amigo Ayoubi.

Los traductores con los que habló CNN dijeron que las pruebas de polígrafo se usaban generalmente como autorización de seguridad para acceder a las bases estadounidenses en Afganistán. También se utilizaron como parte del proceso de selección para solicitar la visa. A Pardis nunca le dijeron por qué falló el polígrafo.

Un traductor afgano del ejército estadounidense, decapitado por los talibanes