martes. 23.04.2024

Isabel dos Santos, hija del expresidente de Angola José Eduardo dos Santos y considerada la mujer más rica de África, construyó su fortuna gracias al nepotismo y la corrupción, según detalla una investigación periodística dada a conocer este domingo.

La empresaria multimillonaria con educación británica se enfrenta a acusaciones de saquear el bolso público y canalizar el dinero al extranjero mientras dirigía la compañía petrolera estatal angoleña Sonangol, acusaciones que niega con vehemencia.

Un yate valorado en casi 33 millones de dólares, tres propiedades en el exclusivo distrito de Kesington de Londres con un valor de 31,22 millones, una residencia en el complejo Jumeirah Bay en Dubai, una propiedad en el Algarve en Portugal llamada Vila Quinta do Lago, Una propiedad de 55,5 millones de dólares en Mónaco, una propiedad de lujo en Lisboa con estacionamiento para siete autos, son algunas de las riquezas de Isabel dos Santos y su esposo Sindika Dokolo, reveló el diario británico The Guardian.

Dos Santos tiene una casa en Bulgari Resorts, un complejo de alta gama ubicado en una isla privada en la zona de Jumeirah Bay, y en 2017 una empresa de consultoría con vínculos con dos Santos se ubicó en las Jumeirah Lakes Towers de Dubai. Se llamó Ironsea Consulting y luego pasó a llamarse Matter Business Solutions.

El dosier Luanda Links, publicado por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ) en colaboración con 36 medios, está basado en más de 715.000 documentos confidenciales y centenares de entrevistas.

Su principal conclusión: que décadas de corrupción y negocios sin escrúpulos hicieron a Dos Santos la mujer más rica de África, mientras convertían a Angola, un país con abundantes recursos como petróleo y diamantes, en uno de los Estados más pobres del mundo.

A finales de diciembre, un tribunal angoleño ordenó congelar cautelarmente los bienes de la multimillonaria por acusaciones de corrupción, informa la agencia de noticias EFE.

Según la investigación del ICIJ, las compañías de la llamada princesa angoleña se beneficiaron a lo largo de los años de contratos públicos facilitados por su padre, de ventajas fiscales, licencias de telecomunicaciones y derechos para la extracción de diamantes.

Además, los documentos filtrados muestran que una gran red internacional de consultores, abogados y banqueros ayudó a Dos Santos a amasar esa fortuna (estimada en más de 2.000 millones de dólares) y a mantenerla en el extranjero.

La hija del expresidente y su marido están al frente de un gran imperio empresarial de más de 400 empresas y filiales ­-muchas en paraísos fiscales- y disponen de exclusivas propiedades alrededor del mundo

En una entrevista con la BBC, Dos Santos negó cualquier delito y aseguró que las investigaciones a su alrededor son una "persecución política" por parte del actual Gobierno. "Trabajo en Portugal desde el 2006 y siempre lo he hecho de una manera transparente", publicó este domingo en su cuenta de Facebook.

Isabel dos Santos, la mujer más rica de África tras saquear Angola
Comentarios