martes. 28.05.2024

Una maestra de escuela privada en Abu Dhabi presentó una demanda contra una escuela por rescindir su contrato de trabajo luego de las quejas de los alumnos y los padres sobre su comportamiento inapropiado en las redes sociales. La denuncia fue rechazada por el tribunal. La profesora había negado las acusaciones de que era inmoral en las redes sociales y alegó que su cuenta había sido pirateada.

Los documentos oficiales del tribunal indicaron que la maestra presentó una demanda contra el colegio y dos de sus administradores en la que exigía que le pagaran 501.000 dirhams en compensación por los daños materiales y morales que sufrió como resultado de empañar su reputación.

Explicó en su denuncia que había trabajado para la escuela como profesora desde hacía más de cuatro años. Los administradores le enviaron una carta en la que reiscindían  su contrato de trabajo sin motivos. Además, la demandante señaló que la escuela, representada por el segundo y tercer imputado, había empañado su reputación al suspenderla del trabajo y pedirle que le entregara la computadora de la escuela.

Las noticias sobre la terminación de sus servicios también se publicaron en el tablón de anuncios de la escuela, detalló la maestra y agregó que los acusados ​​​​la describieron como "moralmente injusta", lo que empañaba su reputación en la escuela y la degradaba. También dijo que los administradores usaron malas palabras en su contra cuando la despidieron, lo que afectaría a su profesión y a su trabajo futuro. Asimismo, se negaron a emitirle una carta de recomendación para ayudarla a encontrar un nuevo trabajo.

La profesora había presentado anteriormente una demanda laboral contra la escuela por despido arbitrario, y el Tribunal Laboral de Primera Instancia de Abu Dhabi ordenó a la dirección de la escuela que le pagara 58.000 dirhams y un billete de avión en clase económica para salir del país. Más tarde presentó una demanda civil ante el Tribunal de Reclamos Administrativos Civiles y de Familia de Abu Dhabi exigiendo una compensación que se desestimó por falta de pruebas.

Finalmente, la mujer impugnó el fallo ante el Tribunal de Apelaciones, que confirmó el fallo del tribunal inferior.

Una maestra en Abu Dhabi, despedida por mala conducta en las redes sociales