viernes. 21.06.2024

Una mujer emiratí que llevaba casada 10 años, dio a elegir a su esposo entre eliminar el WhatsApp de su teléfono o el divorcio, pero su plan fracasó cuando el marido se decantó por la popular red social, según informa el diario 7days.

Dos días después, la pareja natural de Emiratos de 30 años, se encontraba en Departamento de Orientación de la Familia en los Tribunales de Dubai para presentar la demanda de separación.

El departamento destacó el incidente ya que es un claro ejemplo de los nuevos desafíos a los que se enfrentan los matrimonios y es que se estima que el 50 por ciento de los casos de divorcio son consecuencia de las disputas por el mal uso de los medios sociales.

"La mujer llegó a un acuerdo con su marido de que él no iba a utilizar más la aplicación WhatsApp - y él cumplió su promesa durante un tiempo, pero recientemente cambió de opinión", manifestó el consultor de familia, Abdullah Al Mutawa.

Estas declaraciones fueron realizas en el marco de un taller de la Mujer y la Infancia de una Fundación en Dubai, destinada a valorar los conflictos familiares. "El marido no entendía por qué él no tenía WhatsApp, como todos los demás", añadió Al Mutawa.

El departamento estima que cerca de 5.000 casos de conflictos de parejas en lo que va de año, de un 50 a un 60 por ciento está en relación con los canales de medios sociales y de ellos cerca de 1.000 casos han terminado en divorcio.

Los casos más relevante ocurren cuando uno de los cónyuges simplemente no quiere que su pareja interactúe en las redes sociales como Instagram o WhatsApp.

"Durante los últimos cuatro años hemos notado que esta tendencia está aumentando y es un problema que afecta a todas las nacionalidades, pero es más importante entre los árabes y los emiratíes", explicó Al Mutawa, quien añadió que alrededor de un tercio de los hombres que se deciden por el divorcio está utilizando el WhatsApp para informar a sus esposas que su matrimonio ha terminado.

En otro caso reciente, un joven emiratí, de 21 años, decidió divorciarse de su esposa, de 17, también emiratí, después de enterarse de que tenía una cuenta de Instagram. "La mujer no había hecho nada malo, pero su marido aseguró que no podía confiar en ella más por desafiar su voluntad y crear una cuenta en la red social", dijo Al Mutawa.

También recordó el caso de un padre emiratí de 40 años, que atacó a su hija de 18, después de descubrir que tenía una cuenta de Instagram. "La chica estaba tan gravemente herida que tuvo que ingresar en la unidad de cuidados intensivos y ahora tiene la nariz deformada. Su madre decidió presentar una demanda de divorcio después del incidente", agregó el consultor de familia.

Las parejas en Dubai culpan a WhatsApp de su divorcio