lunes 17/1/22

Un piloto cae en el Amazonas y sobrevive 36 días en soledad

La idea de volver a ver a sus padres y hermanos le hizo seguir adelante
El piloto abraza a su familia tras su rescate. (Instagram)
El piloto abraza a su familia tras su rescate. (Instagram)

Perdido y solo en uno de los rincones más remotos de las extensas selvas tropicales de Brasil, al menos Antonio Sena sabía lo que más temía: "los grandes depredadores del Amazonas: los jaguares, los cocodrilos y las anacondas". Pero al piloto de 36 años no solo le preocupaba ser la próxima comida de un animal letal. Tenía que hallar alimento, agua y un refugio. Era una tarea aterradora y temía que, tras su accidente aéreo, tardarían días en rescatarlo.

Sena fue contratado para volar un cargamento desde la ciudad norteña de Alenquer hasta una mina de oro ilegal en la selva, conocida como "California". Volando a una altitud de unos 1.000 metros (3.000 pies), sabía que cuando el motor se detuviera no tendría mucho tiempo. Logró llevar el avión sobre un valle y aterrizó lo mejor que pudo. Sobrevivió sin heridas, pero quedó varado en medio de la selva tropical más grande del mundo: el comienzo de una caminata de 38 días que, según él, le enseñó una de las lecciones más importantes de su vida. Cubierto de gasolina, agarró lo que le pareció útil: una mochila, tres botellas de agua, cuatro refrescos, un saco de pan, algo de cuerda, un botiquín de emergencia, una linterna y dos encendedores, y salió del avión lo más rápido posible. Explotó poco después. Eso fue el 28 de enero.

Los primeros cinco días, manifestó a la agencia de noticias AFP en una entrevista en su casa de Brasilia, escuchó vuelos de rescate que lo buscaban. Pero la vegetación era tan densa que no lo vieron. Después de eso, no escuchó más motores y asumió que lo habían dado por muerto. "Estaba devastado. Pensé que nunca saldría, que iba a morir".

Usó la batería que tenía en su teléfono celular para encontrar dónde estaba con GPS, y decidió caminar hacia el este, donde había visto dos pistas de aterrizaje. Siguió el sol de la mañana para mantener el rumbo y desenterró lo que recordaba de un curso de supervivencia que había realizado una vez. “Había agua, pero no comida. Y yo era vulnerable, expuesto a depredadores ”como jaguares, cocodrilos y anacondas", dijo.

Se comió las mismas frutas que vio morder a los monos y se las arregló para enganchar tres preciosos huevos de pájaro tinamú azul, la única proteína de toda su terrible experiencia. “Nunca había visto una selva tropical tan virgen e intacta”, dijo. “Descubrí que el Amazonas no es una selva tropical, es como cuatro o cinco bosques en uno”. La idea de volver a ver a sus padres y hermanos le hizo seguir adelante, dijo.

Sena nació en Santarem, una pequeña ciudad en el cruce de los ríos Amazonas y Tapajos. Se llama a sí mismo un nativo "amazónico" y amante de la selva tropical. Pero dice que la pandemia de coronavirus le dejó pocas opciones más que aceptar un trabajo para una de las miles de minas de oro ilegales que marcan el bosque y contaminan sus ríos con mercurio. Piloto entrenado con 2.400 horas de vuelo, había abierto un restaurante en su ciudad natal hace varios años en un cambio de ritmo. Pero las restricciones de Covid-19 lo obligaron a cerrarlo. “Tenía que ganar dinero de alguna manera”, dijo Sena.

"Nunca quise (trabajar para una mina ilegal), pero esa era la opción que tenía si quería poner comida en la mesa". En total, Sena caminó 28 kilómetros (17 millas) y perdió 25 kilos (55 libras) en el camino. El día 35, escuchó el sonido de algo extraño a la selva tropical por primera vez desde que los rescatistas dejaron de buscarlo: una motosierra. Comenzó a caminar hacia el sonido y finalmente llegó a un campamento de recolectores de nueces de Brasil. Sorprendidos por su inesperada aparición en el bosque, ayudaron a contactar a su madre para decirle que estaba vivo. La matriarca del campamento era María Jorge dos Santos Tavares, que lleva cinco décadas recolectando y vendiendo nueces en el bosque con su familia. “Ella me dio comida y ropa limpia”, dijo Sena. "Les tengo un cariño tremendo".

Encontró sentido en el hecho de que fue salvado por una familia que vive "en armonía" con el bosque, después de trabajar para las personas que lo están destruyendo. “A pesar de las circunstancias que me llevaron a ese vuelo, ser encontrado por una familia de recolectores que trabajan en armonía con la naturaleza, que no dañan el bosque, eso fue mágico”, dijo. "Una cosa es segura: nunca volveré a volar en busca de mineros ilegales".

Un piloto cae en el Amazonas y sobrevive 36 días en soledad
Comentarios