jueves. 23.05.2024

La Policía de Dubai ha ejecutado una operación de seguridad altamente coordinada dirigida a una banda internacional de ciberdelincuentes expertos que estafaban a importantes empresas en varios países al hackear la correspondencia por correo electrónico de jefes y gerentes de compañía, según anunció este jueves un comunicado de la autoridad.

A través de su equipo especializado contra la ciberdelincuencia, la policía rastreó las transferencias en dos fases de la banda por un total estimado de 36 millones de dólares. Los delincuentes emplearon técnicas sofisticadas, moviendo dinero de una cuenta a otra para ocultar sus huellas antes de retirarlo a través de intermediarios y depositarlo en empresas especializadas en tenencia y transferencia de dinero.

La operación, denominada 'Monopoly', resultó en la detención de 43 sospechosos de diversas nacionalidades. Además, se ha desenmascarado la identidad del líder , que se encuentra fuera del país, y de otros 20 cómplices. Se emitió contra ellos una orden internacional de persecución y arresto y una notificación roja, que desmanteló significativamente una de las bandas internacionales de piratería y fraude más peligrosas y recuperó el dinero robado.

La operación comenzó cuando un abogado de una empresa de uno de los países asiáticos presentó una denuncia penal a través de la plataforma contra el cibercrimen de la Policía de Dubai, e-crime.ae, de que una banda internacional había pirateado el correo electrónico del director general de la compañía, accedido a correspondencia, tras el suplante de identidad, y ordenado al gerente de cuentas que transfiriera alrededor de 19 millones de dólares a una cuenta en uno de los bancos en Dubai.

Los departamentos de Lucha contra el Cibercrimen y contra el Lavado de Dinero de la Policía de Dubai inmediatamente rastrearon el dinero y comenzaron a monitorear los movimientos de los sospechosos, atrayéndolos a EAU sin levantar sospechas.

La cuenta a la que se transfirió el dinero pertenecía a una persona que la abrió en 2018 y que desde entonces había abandonado el país. La astuta banda demostró un dominio extremo en sus tácticas de evasión, desviando los fondos a través de varias cuentas antes de retirarlos y depositarlos en bóvedas de efectivo de empresas especializadas en tenencia de dinero y transporte.

Mientras el grupo de trabajo monitoreaba el caso, la Policía de Dubai descubrió que la banda hackeó las comunicaciones electrónicas de otra empresa fuera del país y se incautó de una cantidad cercana a los 17 millones de dólares. Luego transfirieron las cantidades de la misma manera sofisticada que implica múltiples transferencias antes de depositarlas en sus bóvedas de efectivo.

Sin embargo, en una astuta demostración de trabajo policial, la policía de Dubai capturó a 43 sospechosos involucrados en estos crímenes y confiscó automóviles de lujo y costosas obras de arte.

Asimismo, la Policía de Dubai confirmó que los piratas informáticos de esta banda identificarían a sus víctimas con precisión, estudiarían sus actividades electrónicas y apuntarían principalmente a ejecutivos corporativos, empresarios e individuos extremadamente ricos. Sin embargo, las tácticas de la banda no pudieron competir con los equipos de élite de oficiales y expertos anticiberdelincuencia de la Policía de Dubai armados con las últimas tecnologías potenciadas con inteligencia artificial.

Cooperación internacional

La Policía de Dubai elogió la colaboración internacional entre la policía y las agencias de seguridad que participaron en  Monopoly, particularmente entre el grupo de trabajo del caso y varios países amigos, incluidos Francia, Hong Kong y Singapur, junto con oficiales de enlace en varios países.

La Policía de Dubai desmantela una banda internacional y arresta a 43 piratas informáticos