lunes. 26.09.2022

Residente en Dubai queda atrapada durante 17 horas en su baño

Nerviosa y sin teléfono a mano, lo intentó todo, pero le resultó imposible abrir la puerta
Emma Kaiser lo intentó todo, pero no pudo abrir la puerta del baño. (pxhere.com)
Emma Kaiser lo intentó todo, pero no pudo abrir la puerta del baño. (pxhere.com)

A la pakistaní Emma Kaiser, de 33 años, le resultará difícil olvidar la experiencia, que sin llegar a ser trágica, sí lo que le ha producido un considerable agobio: soportó 17 horas encerrada en su baño.

Según ha relatado al diario Khaleej Times,  todo ocurrió el pasado 15 de julio cuando por la tarde, a eso de las 7, entró en el baño de la habitación en la que vive, situada en la zona de Deira en Dubai. Cerró la puerta con suavidad. Pasados un par de minutos intentó abrirla para irse al gimnasio y le resultó imposible a pesar de que ni siquiera era consciente de haberla cerrado con el pestillo.

Sin su teléfono móvil para pedir ayuda, intentó abrirla con varios utensilios que tenía a su alcance, desde un pincel de maquillaje y un cortauñas hasta unas tijeras, pero nada funcionó. Forzó tanto el mecanismo de apertura de la puerta que la manilla se desprendió.

Pero la cosa no quedó ahí. Con la imaginación disparada pensando en todo lo que le podía ocurrir y tremendamente agobiada y nerviosa, se subió al inodoro y despegó el falso techo. Desde esa posición comenzó a gritar pidiendo ayuda. Todos sus esfuerzos fueron infructuosos. 

Visto que la situación pintaba mal, decidió acurrucarse en un rincón del baño dispuesta a pasar la noche. Al menos tenía agua. Lo peor fue pensar en sus padres, en su familia y sus amigos, que estaban llamándola constantemente y podían preocuparse por no encontrar respuesta.

Cuando le sonó la alarma de la oración de la mañana a las 4.45 de la madrugada tomó conciencia de que la noche había quedado casi superada. Con más esperanzas debido a la llegada del día, continuó esperando hasta que a las 11 escuchó que su prima estaba en la puerta de la habitación. Gritó para pedirle ayuda. Y se la prestó. La pesadilla terminó cuando, junto con el guardia de seguridad, entró y abrió la puerta del baño.

Tras esta experiencia, el consejo que Emma ofrece a todos es que siempre lleven consigo el teléfono móvil. Incluso cuando van a hacer sus necesidades al baño.

Residente en Dubai queda atrapada durante 17 horas en su baño
Comentarios