domingo 22/5/22

Cinco españolas de entre 66 y 85 años se encuentran atrapadas en Birmania, a donde viajaron como turistas el pasado día 10.

Sin poder comprar un billete de avión para regresar a España debido al cierre de fronteras, el grupo está viviendo una auténtica pesadilla.

Mercedes Gómez (73), Amparo Martín (71), Ana Fernández (66), Katina López (66) y Cándida García (85) conforman esta expedición de aventureras. La última, Cándida, es la famosa “abuelita mochilera”, que con 85 años ha dado en varias ocasiones la vuelta al mundo desde que se jubiló.

Contentas emprendieron el viaje el día 10 de marzo, aunque no se conocían contactaron en redes sociales y cuando emprendieron el vuelo en España sólo había unos cuantos casos de coronavirus y ninguno en Birmania. 

La historia de una de ellas es preocupante por que padece una enfermedad crónica y se han quedado sin seguro médico desde este jueves. 

Según han contado por teléfono al diario La Razón, "el Gobierno de Birmania no quiere a ningún europeo”. "Al principio, cuando íbamos por la calle todo el mundo quería hacerse una foto con nosotras. Ahora, cuando nos ven y se dan cuenta de que somos españolas, se alejan”.

Por ahora no pueden comprar billetes de avión. “Todos los vuelos hacen escala en Bangkok y para estar de tránsito en esa ciudad nos exigen un certificado médico que diga que estamos libres de coronavirus. El problema surge al no poder obtener el certificado ya que necesitamos un seguro de viaje que nos cubra la asistencia médica por coronavirus y éste cuesta 200.000 euros, cosa harto imposible porque ninguna compañía nos lo hace”, relató Katina.

Aunque tengas el dinero el problema ahora "son las fronteras". “No nos admiten en ningún aeropuerto ni estando de tránsito”, se quejó.

De momento están viviendo en un hotel de Yangón, la ciudad más grande del país, angustiadas por la situación en un país lejano y conmocionado, como el resto de países, por la pandemia. Su tabla de salvación es el consulado español, “que nos transmite buenas palabras y mucho ánimo”, explicó Katina. Y también el anuncio de la cónsul de que encontrarán un billete para ellas sin fecha definida, sin necesidad de visa ni certificados médicos. 

La complicación empezó en mitad del viaje cuando las llamaron de la aerolínea Emirates para informarles de que se habían suspendido todos los vuelos hasta mayo.

La triste historia de las españolas atrapadas en Birmania
Comentarios