jueves. 08.12.2022

Arciniegas, el apellido del siglo XX

Germán Arciniegas Angueyra, bogotano universal, fue escritor, historiador, periodista, educador, político y diplomático
Germán Arciniegas Angueyra fue el intelectual colombiano más importante del siglo XX. (Fuente externa)
Germán Arciniegas Angueyra fue el intelectual colombiano más importante del siglo XX. (Fuente externa)

Son misteriosos los caminos, para llegar al tema de una columna de opinión como esta. Estaba leyendo un precioso texto escrito por un joven abuelo sobre su recién nacida nieta, publicado en este periódico, el cual recomiendo especialmente (pueden leerlo aquí), cuando al ver el nombre de la niña, quien se llama Noa Arciniegas Pérez, llegó de inmediato el recuerdo de un hombre fundamental en Colombia, Germán Arciniegas, a quien dedicamos este texto.

Germán Arciniegas Angueyra, quien nació en 1900 y nos dejó en 1999, fue el intelectual colombiano más importante del siglo XX y una de las figuras claves del pensamiento latinoamericano. Invito al lector a que haga el ensayo, escriba sólo la palabra Arciniegas en el buscador de Internet y automáticamente va a salir la figura de Don Germán, lo cual de por sí ya es un logro. Pero ¿quién era ese hombre que puede jactarse que Google lo identifique así de fácil? Puede que ayude si decimos que antes de la aparición de Gabriel García Márquez era el colombiano más reconocido por su labor cultural, pero nos quedamos cortos.

Un bogotano universal, Germán Arciniegas fue historiador, periodista, educador, político y diplomático, como escritor brilló como ensayista y divulgador, en una época en la cual era frecuente encontrar regímenes militares, fue un duro opositor contra las dictaduras. Mientras era estudiante de derecho en la Universidad Nacional de Colombia, fundó periódicos y un magazine llamado “Universidad” (1921), que marcó historia en la literatura porque entre otros hitos, fue el primero que introdujo el haiku japonés en Colombia. Desde muy joven fue columnista de el periódico “El Tiempo” de Bogotá, del cual llegó a ser su director en 1937.

Uno de sus primeros libros, “El Estudiante de la Mesa Redonda” (1932) le dio renombre nacional, hasta llegar a ser designado Ministro de Educación en 1942, durante su gestión se fundó una de las instituciones más respetadas de Colombia, el Instituto Caro y Cuervo, dedicado a la investigación y difusión del idioma español. Sin olvidar que dio un fuerte impulso a la educación femenina, creando el Colegio Mayor de Cundinamarca, pensando en el futuro profesional de las mujeres. Gestor cultural durante toda su vida, se preocupó por ayudar a crear canales que difundieran el pensamiento latinoamericano, pero también la literatura y el arte del continente. Son memorables revistas que él ayudó a crear como “Revista de América”, “Cuadernos” o “Correo de los Andes”.

¿Por qué un apellido originario del norte de España termina siendo tan colombiano?

Siendo ministro, Don Germán (apelativo cariñoso con el que muchos lo recordamos), dio protección a refugiados de la Segunda Guerra Mundial. Con el advenimiento del régimen conservador en Colombia y la existencia de gobiernos dictatoriales en América Latina, tuvo que huir con su familia a Estados Unidos, en donde fue profesor en universidades de Chicago y California. En México publicó “Entre la Libertad y el Miedo”, libro prohibido y perseguido, en donde fustigaba a las dictaduras y dictablandas. En tiempos más gratos, fue diplomático varias veces, desde Vicecónsul en Londres hasta Embajador de Colombia ante Italia, Israel, Venezuela y la Santa Sede. Su vida que abarcó todo el siglo XX fue muy activa en el plano intelectual y nos legó libros memorables, algunos que leímos siendo estudiantes como “Biografía del Caribe”, “El continente de los siete colores. Historia de la cultura en América Latina”, “América en Europa” y varios que le dedicó a la figura de Simón Bolívar. En síntesis, un nombre, un apellido, que vale la pena rescatar de los riesgos del olvido.

Al final, una curiosidad, el apellido Arciniegas no es muy común en el mundo, puede que no haya más de 50.000 personas que lo ostenten y la mayoría está en Colombia, aunque su origen se encuentra en Artziniega, en el País Vasco. ¿Por qué un apellido originario del norte de España, termina siendo tan colombiano? Puede ser un interesante tema de investigación, por ejemplo, para el padre de Noa, Jaime Arciniegas quien también es historiador como Don Germán o para el orgulloso abuelo, con quien empezamos esta nota. Felicidades nuevamente a la bonita familia.

-------------------------------

Dixon Moya es diplomático colombiano de carrera, escritor por vocación, lleva un blog en el periódico colombiano El Espectador con sus apellidos literarios, en el cual escribe de todo un poco: http://blogs.elespectador.com/lineas-de-arena/  En Twitter a ratos trina como @dixonmedellin 

Arciniegas, el apellido del siglo XX
Comentarios