lunes. 26.02.2024

La señora que escribe cartas a un periódico

"Cobra importancia la noticia de una persona preocupada por su entorno, quien sigue escribiendo cartas a mano a un periódico, siendo la voz de la conciencia de aquellos que la han perdido, vendido u olvidado"

Hay historias que mueven a la nostalgia, pero también a la esperanza. Hace poco supe de una señora quien en Huelva, España, a sus noventa años, tiene como afición escribirle cartas a un periódico de esa ciudad. No las redacta en computador o máquina, tampoco las dicta, ella las escribe de su puño y letra.

En un tiempo en que las comunicaciones escritas entre los seres humanos, a veces se reducen a enviar una “carita feliz” o cualquier otro símbolo, sucedáneo de las palabras que traducen sentimientos, reconforta saber que hay personas que todavía escriben cartas a mano y emplean el correo. Los carteros y fabricantes de estampillas, agradecen a quien todavía les da empleo.

Se trata de la Señora Sofía Navarrete, quien es asidua corresponsal de la sección Cartas al Director del periódico Huelva Información, en donde plasma sus preocupaciones como ciudadana, especialmente sobre los temas fundamentales de su ciudad de adopción, pues ella no es originaria de Huelva, pero allí se radicó con su esposo, el médico Carlos Vázquez, profesional preocupado por la salud pública y el bienestar de sus conciudadanos. La historia de Sofía Navarrete ha sido resaltada por el periódico al cual envía sus cartas escritas a mano.

Por esas cosas de la vida, es probable que el director de EL CORREO DEL GOLFO, Rafael Pérez Unquiles, quien durante muchos años fue redactor jefe de Huelva Información, haya sido el responsable de publicar algunas de las cartas de la señora Navarrete. Los caminos de la existencia suelen ser inescrutables en este pañuelo que insiste en llamarse mundo.

Me identifico plenamente con esta historia, pues en mi caso, como seguramente en el de muchos aspirantes a escritores, mis primeras publicaciones fueron las cartas enviadas a los emblemáticos periódicos bogotanos, El Tiempo y al que ahora es mi casa, El Espectador (en donde me permiten tener un blog). Aquella era la forma más expedita de ver tus ideas y tu nombre en letras de molde, sin pasar por el difícil y a veces doloroso proceso de una editorial.

En un breve cuento de ciencia-ficción, género literario que he cultivado, describo la hipotética situación en la que el mundo amanece un día cualquiera sin Internet, la red global ha colapsado, pues llega un momento en que no puede almacenar tanta información y todo se paraliza. Solo alguien en un remoto pueblo de Colombia, comienza a transmitir en un viejo telégrafo y se llega al convencimiento que es necesario volver a aprender a escribir con un lápiz en hojas de papel.

Vivimos una época en la cual hay grandes sistemas de comunicación, pero no sirven para transmitir verdades, sino “post-verdades”, y además espías en las sombras leen nuestros secretos, resumidos en un correo electrónico. Así como algunos dicen que les gustaría vivir la vida que aparentan en su red social, por ello cobra importancia la noticia de una persona preocupada por su entorno, quien sigue escribiendo cartas a un periódico, siendo la voz de la conciencia de aquellos que la han perdido, vendido u olvidado, o representando a quienes se la han silenciado.  Ahí, uno piensa que no todo está perdido.

-------------------

Dixon Moya es diplomático colombiano de carrera, escritor por vocación, lleva un blog en el periódico colombiano El Espectador con sus apellidos literarios, en el cual escribe de todo un poco: http://blogs.elespectador.com/lineas-de-arena/  En Twitter a ratos trina como @dixonmedellin

La señora que escribe cartas a un periódico
Comentarios