viernes. 30.09.2022

Vicky Hernández, señora actriz

Vicky Hernández, la mejor actriz que ha tenido Colombia. (Fuente externa)
Vicky Hernández, la mejor actriz que ha tenido Colombia. (Fuente externa)

Los homenajes deben hacerse en vida, como me decía mi madre-abuela Carmen, quien repetía que las flores había que darlas a la persona y no al cementerio, hoy quiero dedicar esta columna a la mejor actriz que ha tenido Colombia, la señora Vicky Hernández, quien ha marcado con su presencia y su calidad interpretativa tanto el teatro, la televisión y el cine de nuestro país.

Vicky Hernández nació en Tuluá, en el Valle del Cauca, como Victoria Hernández Salcedo, aunque desde muy pequeña se radicó en Bogotá, comenzando su carrera artística desde niña, en una compañía escénica infantil con su familia. El teatro ha sido su mundo y su primer amor, se vinculó a diferentes empresas teatrales de Bogotá y Cali, ciudad en la cual la dramaturgia se afincó especialmente. En Bogotá fue una de las fundadoras del legendario Teatro La Candelaria, que lleva 56 años de existencia y se inició cuando Vicky era estudiante de colegio y llegaba a los ensayos con uniforme y libros escolares. Los años 60 y 70 marcaron la época del teatro, mientras que las siguientes décadas serían para la televisión y el cine.

En la televisión realizó papeles memorables como la épica “La Casa de las Dos Palmas” en 1991, basada en la novela de Manuel Mejía Vallejo, o en las series “Azúcar” y “Espumas”, y como villana en “La Saga: Negocio de Familia” (2004), aunque curiosamente se inició con el humor y algunos todavía la recuerdan  en comedias nacionales que marcaron época como “Don Chinche” (1983) o “Romeo y Buseta” (1987), en donde Vicky sacó a relucir todo su talento para la comedia, pero se le reconoce como actriz de carácter, dotada para el drama.

Cartel anunciador de 'La casa de las dos palmas'
Cartel anunciador de 'La casa de las dos palmas'

En cuanto al cine, Vicky Hernández participó en tres de las mejores películas colombianas de su historia, “Cóndores no entierran todos los días” (1984), “La Estrategia del Caracol” (1993) del gran Sergio Cabrera y “Confesión a Laura” (1991), esta última una rara avis de la filmografía nacional, un delicioso drama intimista histórico que transcurre en el interior de un apartamento, mientras afuera parece que se ha acabado el mundo, historia que transcurre en el llamado “bogotazo”, cuando en 1948, Bogotá fue prácticamente destruida por las turbas sin control, que reaccionaron al asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán.

Vicky Hernández ha sido galardonada varias veces con el premio a mejor actriz, como en el Festival de Cine de Bogotá en 1987 por “La Mansión de Araucaima” y en 1989 por “Técnicas de duelo”, en el Festival de la Habana por su interpretación en la citada “Confesión a Laura” (1990), en el Sundance Film Festival y el Seattle International Film Festival por una de las actuaciones más emotivas que haya visto en los últimos años en “La Ciénaga entre el Mar y la Tierra” (2016). Recuerdo la reacción de Rebeca Alemán, talentosa actriz venezolana con ascendente carrera teatral en Chicago, quien al verla, me dijo que le encantaría compartir escenario con Vicky Hernández.

Cartel anunciador de 'Confesión a Laura'.
Cartel anunciador de 'Confesión a Laura'.

En 1987 la destacada actriz colombiana, hizo parte del elenco internacional de “Crónica de una Muerte Anunciada”, la versión cinematográfica de la obra de Gabriel García Márquez dirigida por el italiano Francesco Rossi y ha aparecido en papeles menores en otras producciones internacionales como la española “Ciudad Delirio” (2014), “Proof of Life” (2000) con Russell Crowe y Meg Ryan o la coproducción “La Gente Honrada Vive en Francia” con Victoria Abril

Los espectadores más jóvenes, la recuerdan por su participación en series como “Narcos” (2017), “Escobar, el patrón del mal” (2012), en donde interpreta a la mamá de Pablo Escobar o “El Comandante” (2017), en la que también encarnaba a una madre, en este caso a la de Hugo Chávez.

El Festival de Cine de Cartagena de Indias le concedió en 2008, el Premio India Catalina a toda una vida, como homenaje a su trayectoria. Esta modesta columna se une a los tributos justos y necesarios para una sensible intérprete que nos ha reportado sonrisas y lágrimas, emoción a raudales a los espectadores que hemos tenido la fortuna de verla actuar. Larga vida para una Señora Actriz. 

---------------------

Dixon Moya es diplomático colombiano de carrera, escritor por vocación, lleva un blog en el periódico colombiano El Espectador con sus apellidos literarios, en el cual escribe de todo un poco: http://blogs.elespectador.com/lineas-de-arena/  En Twitter en horas no laborales aparece como @dixonmedellin 

Vicky Hernández, señora actriz
Comentarios