domingo. 16.06.2024

Dubai, una primera impresión

Rascacielos en Dubai Marina. (Manuel Guisande)

Y al final llegué, y llegué como todos los que llegan de un viaje de ocho horas vía Santiago de Compostela, parada en Bilbao, otra en Estambul y finalmente a Dubai: destrozado pero contento. Y nada más aterrizar en el aeropuerto internacional, allí estaba mi buen amigo y director de El CORREO DEL GOLFO, Rafael Unquiles, que tras unos abrazos y apretujones cariñosos rompiéndonos las intercostales... pues como eran las seis de la mañana y ya que Dubai a esas horas estaba desierta, pues qué mejor que hacer un recorrido por la capital.

¿Y qué fue lo que a sí, a bote pronto, más impresionó?, ¿los rascacielos?, ¿los últimos modelos de coches? ¿cómo iba vestida la poca gente que a esas horas transitaba por las calles? Sinceramente lo que más me impresionó fue verme reflejado en un espejo en Dubai porque me miraba y como que no era yo, que era otro; pero pronto me di cuenta que era yo, por que dije: "¡¡¡ Guisande!!!", y contesté: "¿¡¡¡ quéééé !!!?".

Pero aparte de este trance mental, lo que más me sorprendió fueron las formas de los rascacielos, sus suaves y preciosos colores porque en Dubai los rascacielos no son realmente rascacielos en sí, sino que más bien parece una exposición de lo que pueden llegar a hacer los mejores arquitectos del mundo.

Y como todo viaje que se precie a un país exótico, lo que toca ahora es disfrutar, pasear, ver, observar, dejar que tu mente se impregne de sensaciones, de colores, de olores y de vivencias que luego, seguro, se transformarán en artículos.

Dubai, una primera impresión