jueves 2/12/21

Arqueólogo español desvela los misterios del sacrificio humano en Oriente Próximo

David Usieto Cabrera forma parte de varias expediciones arqueológicas internacionales en Arabia Saudita e Irak
Excavación arqueológica en Arabia Saudita de la que forma parte el español David Usieto. (EL CORREO)
Excavación arqueológica en Arabia Saudita de la que forma parte el español David Usieto. (EL CORREO)

Todo un halo de misterio envuelve a los sacrificios humanos que se practicaban en el pasado en numerosos puntos del planeta, entre ellos la Península Arábiga y la región del Golfo. El arqueólogo español David Usieto Cabrera se está encargando de desentrañarlo.

"El sacrificio es una de las manifestaciones más comunes del comportamiento religioso y, acertadamente, la arqueología ha comenzado a dedicar una atención significativa a tales prácticas en las últimas décadas", asegura Usieto en declaraciones a EL CORREO DEL GOLFO.

La trayectoria científica del investigador español ha girado en torno a la Edad del Bronce en Oriente Próximo, que abarca los actuales países de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Irán, Turquía, Siria, Líbano, Israel, Palestina y Jordania y que se ocupa del surgimiento de los primeros estados.

Restos funerarios en excavación arqueológica en Oriente Próximo. (Cedida)

David Usieto realiza actualmente su tesis doctoral sobre el estudio en profundidad y transversal del sacrificio humano, una práctica ritual presente en el registro arqueológico funerario del Oriente Próximo antiguo desde la evidencia prehistórica hasta la intensificación en la Edad del Bronce.

"El sacrificio presenta una desviación del tratamiento mortuorio estándar y cumple un papel social e ideológico diferente, únicamente identificable a través del registro arqueológico en tres contextos diferentes: bajo estructuras arquitectónicas; en o en los alrededores de paisajes sagrados; y, por último, en tumbas de la realeza o de la élite", detalla.

Según el arqueólogo, el estudio del sacrificio humano en el Oriente Próximo antiguo ha sido "descuidado, desigual y polémico en comparación con otras regiones como la Mesoamericana, en parte debido a la concepción de tal zona geográfica como el lugar de nacimiento de la civilización".

"Mi tesis doctoral aboga por un cambio en la concepción de tales prácticas, asociadas erróneamente a sociedades tribales, cuando la evidencia apunta a sociedades claramente jerarquizadas y estatales"

En este sentido, apunta que la práctica de los sacrificios humanos ha sido considerada por la arqueología decimonónica y tradicional como "salvaje, irracional y propia de tribus atrasadas".

"Mi tesis doctoral aboga por un cambio en la concepción de tales prácticas, asociadas erróneamente a sociedades tribales, cuando la evidencia apunta a sociedades claramente jerarquizadas y estatales, arrojando luz sobre su origen, desarrollo y desuso a lo largo de diferentes milenios", detalla.

En lo referente a las distintas motivaciones que pueden llevar a la práctica ritual sacrificial humana mantiene que son "múltiples, diversas y muy complejas", aunque puntualiza que la evidencia arqueológica en esta región muestra "un aumento en el tercer milenio antes de nuestra era con el surgimiento de estados tempranos donde tal práctica se intensificó debido al estrés sistémico de la urbanización temprana".

El enfoque que lleva a cabo gira en torno al análisis de los distintos contextos funerarios disponibles gracias a la documentación producida en excavaciones del siglo pasado o de nuevos trabajos de campo. También se centra en el estudio exhaustivo bioantropológico de los restos funerarios.

"Los descubrimientos recientes, por ejemplo en Umm el-Marra en la actual Siria, y Başur Höyük en el actual Turquía, también han ayudado al estudio de esta práctica arqueológicamente e ilustran cómo podemos continuar aprendiendo más sobre la práctica y el enorme potencial en futuras excavaciones", subraya.

El arqueólogo español David Usieto Cabrera, durante una excavación arqueológica. (EL CORREO) 

Usieto Cabrera es actualmente doctorando en Arqueología del Oriente Próximo en la Universidad de Johannes Gutenberg-Mainz, en Alemania, así como científico colaborador del grupo de investigación 'GRK 1876: Frühe Konzepte von Mensch und Natur', financiado por la Sociedad Alemana de Investigación (DFG) y reconocido nacional e internacionalmente por su calidad investigadora.

Asimismo es miembro del equipo científico de varias expediciones arqueológicas internacionales en Arabia Saudita e Irak. En concreto, forma parte de la misión arqueológica germano-saudita (DAI–SCTH) en Taima, en la provincia de Tabuk de Arabia, que se halla dirigida por los profesores Ricardo Eichmann y Arnulf Hausleiter; y de la misión francesa-saudita en al-Bad’, también en la provincia de Tabuk, dirigida por el profesor Guillaume Charloux.

En lo que concierne a Irak, integra varias misiones arqueológicas tanto al norte como al sur del país, como la misión germano-iraquí en Tell Nebi Yunus, Nínive, en Mosul, dirigida por el profesor Peter Miglus.

Todos estos proyectos internacionales reciben el apoyo de distintas instituciones de ámbito local, autonómico y estatal, y su labor se centra en la reconstrucción de la dinámica social, económica y funeraria de sociedades pretéritas, así como en la puesta a punto del cuidado y salvaguarda del patrimonio cultural saudita e iraquí.

El incremento de excavaciones arqueológicas internacionales en las últimas décadas en la Península Arábiga, y en especial en territorio saudita, buscan dar a conocer y preservar el patrimonio arqueológico-cultural mediante distintas intervenciones científicas sobre el terreno. 

Arqueólogo español desvela los misterios del sacrificio humano en Oriente Próximo
Comentarios