domingo 22/5/22

Leonardo Montoya, el pintor colombiano que dio alas al Festival de las Artes de RAK

El artista, que expondrá sus obras el 26 de abril en Ras Al Khaimah, es el primero que lleva a cabo una residencia en la Fundación Al Qasimi
Leonardo Montoya, en el estudio de la Fundación Al Qasimi de Ras Al Khaimah donde ha desarrollado la residencia. (EL CORREO)
Leonardo Montoya, en el estudio de la Fundación Al Qasimi de Ras Al Khaimah donde ha desarrollado la residencia. (EL CORREO)

Hace tres años, el pintor colombiano Leonardo Montoya Pérez (Medellín, 1972) supo a través de Facebook de la existencia del Festival de las Artes de Ras Al Khaimah y se animó a presentar un par de obras para intentar participar. Sin saberlo, estaba abriendo la puerta a una intensa relación que le llevó en 2019 a ser la imagen de la expansión de la muestra cultural y a estrenar este año el programa de residencias para artistas de la Fundación Sheikh Saud bin Saqr Al Qasimi, promotora del festival.

Mientras aprovecha los últimos días de su residencia de tres meses en RAK, Montoya cuenta a EL CORREO DEL GOLFO que su amor por la pintura nació de niño, cuando veía dibujos animados los fines de semana y reproducía las escenas de sus superhéroes favoritos. “Ahí nació la pasión por la figura humana, por el dibujo, por el arte”, relata. A los doce años ingresó en la escuela de bellas artes, que compaginaba con la secundaria. En 1991, solo un año después de su graduación, llevó a cabo su primera exhibición.

"Me mudé a Estados Unidos porque en Colombia las condiciones estaban muy complicadas, había mucha violencia y no había un futuro para un artista"

Montoya reside desde hace 23 años en Estados Unidos (EEUU) y ya tiene la nacionalidad estadounidense, aunque viaja a Colombia al menos una vez año, donde sigue teniendo familia. “Me mudé porque en Colombia las condiciones estaban muy complicadas, había mucha violencia, la política estaba fatal y no había realmente un futuro para un artista, no había dinero para invertir en arte, no era la prioridad de la sociedad en aquel entonces”, confiesa.

En el norte de América, asegura, encontró más oportunidades. “Aunque EEUU ya no es el sueño americano que solía ser pienso que por lo menos para mi carrera ha sido beneficioso”, relata. Excepto una corta etapa en Nueva York, donde vivió el 11-S, Montoya tiene fijada su residencia en Florida. “Soy muy tropical, a mí el frío no me pega”, bromea.

Precisamente, una calurosa acogida fue la que halló en Ras Al Khaimah. Ya había estado antes como turista en Emiratos Árabes. “Siempre me llamó mucho la atención el mundo árabe, el Middle East, la cultura…”, explica. Nada más llegar, cuenta, logró “contactar con una cultura muy diferente” y desde entonces el festival y él han ido “creciendo a la par”.

 

Esa conexión deja claro que el Festival no solo lo seleccionase para mostrar su obra en 2018 sino que le otorgasen el título de Artista del año y le pidiesen usar una de sus pinturas para ser la imagen de la siguiente edición. Se trataba de anunciar una edición muy emblemática dado que supuso la expansión del festival y el cambio de sede a Al Jazirah Al Hamra.

“Para mí fue surreal llegar acá y ver mi obra por todos lados”, señala Montoya al describir sus sensaciones al pisar RAK para la edición de 2019. La directora de la Fundación Al Qasimi, apunta el colombiano, le explicó que su obra “había sido parte de su inspiración para decidir crecer y hacer el festival más grande”. Y esto, según reconoce Leonardo Montoya, es “enorme". "Lograr impactar y crear una relación así con el público, esta relación con la fundación resulta maravillosa”, añade.

La vinculación de Montoya con Ras Al Khaimah ha ido reforzándose a lo largo de los últimos años hasta el punto de que el colombiano ha sido el primer artista seleccionado por la Fundación Al Qasimi para su nuevo programa de residencias. Estaba previsto que la estancia se realizase el pasado año, pero la pandemia la retrasó. Ahora que, al fin, ha podido llevarla a cabo y está a punto de finalizar su estancia, Montoya califica este apoyo como “maravilloso”, porque tener este espacio y la libertad creativa de la que ha gozado estos tres meses es “invaluable”.

"Lo más importante para mí realmente ha sido el intercambio cultural"

El artista colombiano asegura que ha podido exprimir al máximo esta experiencia. “Me rindió bastante el tiempo”, subraya. Para materializar su obra, tuvo que recopilar de diferentes autores y fuentes, como el archivo de RAK, material fotográfico. “Mi trabajo es muy realista y necesito un alto nivel de detalle”, explica. Esta tarea le llevó a mantener un intenso contacto con su entorno, la parte que más ha disfrutado de su estancia.

”Lo más importante para mí realmente ha sido el intercambio cultural, poder conocer gente de acá, hacer amistades y la diversidad, que es fabulosa”, dice. Y llama la atención sobre el hecho de que en la fundación trata con gente de trece nacionalidades distintas. A esta inmersión cultural, apunta, hay que sumarle “el orgullo de ser el primer artista hispano que trabaja con la organización y el primer artista en residencia”.

Durante su estancia en RAK, Montoya ha podido completar once obras. Aunque usualmente pinta mujeres, que es lo que más le inspira, en este caso ha querido “mostrar la diversidad de la comunidad en general”.

Por ello, señala, “básicamente toda la obra está basada en la gente de Emiratos, de RAK”. “Es fascinante la cantidad de nacionalidades que conviven”, señala. También ha llamado la atención del colombiano “la conexión que hay entre la tecnología y el pasado, la gente de acá mira mucho hacia el futuro pero también conserva su tradición” y eso es algo que le parece “fabuloso”.

 

Las obras se exhibirán el próximo lunes, 26 de abril, de 21.00 a 23.00 horas. Cuatro de ellas estarán también en la próxima edición del Festival de las Artes y otra será para la Fundación Al Qasimi. “Planeaba llevarme una, pero creo que la tengo vendida”, revela.

Aunque la exhibición del lunes será reducida por las limitaciones impuestas por el Covid-19, Leonardo Montoya está muy ilusionado por celebrarla. “Para mí es muy reconfortante tener el 'feedback' y la apreciación de la gente, cada persona ofrece una conexión diferente con las obras y contar la oportunidad de descubrirla me nutre mucho”, asegura.

“Lo que realmente hace valioso a un lugar es su gente y en este tiempo he conocido a gente maravillosa”, afirma el pintor colombiano, que ya tiene la vista puesta en el calendario de 2022 para volver al festival, año en el que sus obras, de nuevo, tendrán un lugar muy importante en la exhibición.

Leonardo Montoya, el pintor colombiano que dio alas al Festival de las Artes de RAK
Comentarios