sábado. 22.06.2024

A escasos 40 kilómetros de Dubai por la carretera E66 que une el emirato con la ciudad oasis de Al Ain, se encuentra el hipódromo de camellos Al Marmoum, donde se celebran carreras semanales en horario de mañana y tarde entre los meses de septiembre y abril.

Las pruebas, que cuentan con suculentos premios en efectivo, atraen a los propietarios de estos animales de todos los rincones de Emiratos Árabes Unidos.

El olor del estiércol se mezcla con el aire húmedo de la mañana y los cuidadores ajustan el robot que realiza las funciones del jinete e instalan a sus animales cubiertos con mantas con los colores de su granja y cintas decorativas alrededor del cuello. Todo ello ocurre en la línea de salida. 

Ante un despliegue televisivo propio de los mejores eventos deportivos, todas las carreras se transmiten en directo por Dubai Racing. Se disputan múltiples pruebas en la pista donde los camellos, en apariencia torpes corren hacia la meta levantando una estela de polvo y arena y acompañados por sus propietarios que, cómodamente instalados en sus vehículos cuatro por cuatro, se desplazan por la vía de servicio paralela.

A pesar de sus delgadas patas estos animales pueden recorrer de 30 a 40 kilómetros a la hora y empiezan a entrenar desde que cumplen los doce meses. Su carrera deportiva termina cuando alcanzan los siete u ocho años.

Cada tres o cuatro camellos tienen un cuidador especializado, normalmente son jóvenes procedentes de Sudán o Pakistán que se encargan personalmente de todas sus necesidades. Las granjas de camellos cuentan también con un veterinario y un entrenador.

Las carreras de camellos son una tradición cultural milenaria en la región, así como el evento deportivo nacional, donde los valores tradicionales y contemporáneos se unen. Conocido como el deporte de los jeques, no hace falta ser millonario para disfrutar de las pruebas ya que la entrada al hipódromo es totalmente gratis.

Amanecer en las carreras de camellos de Dubai