miércoles. 12.06.2024

Reconocer quiénes son los mejores profesionales de 2017 relacionados con el mundo del fútbol no fue la única valoración que se realizó en el transcurso del evento 'Globe Soccer Awards', que se celebró el pasado jueves noche en el hotel Mina A'Salam de Dubai y que contó con la presencia de grandes estrellas de este deporte.

Los esperados premios, que desvelarían quién iba a ser el mejor jugador de este año -sí, esta vez le volvió a tocar a Cristiano Ronaldo-, estuvieron precedidos por una competición gastronómica. ¿Paella o risotto? ¿España o Italia?

La guerra de cocinas fue protagonizada por el chef Luis Ezqueta, reconocido cocinero español con una amplia trayectoria en Emiratos Árabes y a cargo del catering Urban Paella, y el chef italiano con dos estrellas Michelin Carlo Cracco.

La paella de marisco y el risotto de trufa debían estar preparados y listos en un tiempo límite de 20 minutos para ser juzgados por el reconocido árbitro internacional Pierluigi Collina, quien estuvo presente durante el encuentro y decidiría qué plato era el mejor.

Para tal reto, tanto a Ezqueta como a Cracco le asignaron un ayudante; el chef español estuvo acompañado por el exfutbolista argentino y actual entrenador de la Selección de Egipto, Héctor Cúper, y el chef italiano por el exdelantero de la Roma Francesco Totti. Todo un espectáculo.

Pasados los 20 minutos y después de que ambos cocineros fueran explicando en detalle al público cómo preparaban sus respectivos platos, subieron una mesa al escenario con dos platos y cubiertos para que Collina hiciera su valoración. ¿0-1, 1-0? El exárbitro italiano no fue capaz de decirse por uno de los platos y señaló un empate técnico. Los platos estaban al nivel de sus cocineros.

Además de participar en la competición, el chef Luis Ezqueta estuvo cocinando en vivo paella de marisco a pie del lago de Mina A' Salam. El público, que hacía cola para conseguir un plato, quedó encantado con la propuesta del cocinero español.

Los asistentes también pudieron juzgar el risotto del chef Cracco, que fue servido en pequeñas porciones, así como disfrutar de un bufé que ofrecía desde la tradicional pizza y pasta italiana, hasta un rincón que contaba con numerosos quesos. Todo fresco y orgánico. 

Después de servir los postres, los presentes se dirigieron al 'ballroom' del hotel para presenciar la gala de premios. Allí si hubo ganadores (ver más información sobre la entrega de premios).

¿Paella o risotto? ¿España o Italia?