viernes. 01.03.2024

El grupo sevillano Abengoa trabaja para lograr nuevos contratos y ha puesto sus miras en uno de los mayores proyectos solares que se adjudicarán en el mundo en los próximos meses. Se trata de la cuarta fase del macrocomplejo solar Mohammed bin Rashid Al Maktoum, en Dubai.

El proyecto, promovido por la Dubai Electricity and Water Authority (DEWA) consiste en la construcción (EPC) de una planta de energía solar concentrada (CSP) de 200 megavatios (MW) de potencia. En el sector estiman que el contrato alcanzará una inversión de alrededor de 400 millones de dólares (más de 370 millones de euros al cambio actual). Abengoa se ha aliado con la francesa EDF y la firma de Emiratos Árabes Unidos (EAU) Masdar. Esta empresa es filial de Mubadala, accionista de BP que acaba fusionarse con el fondo de Abu Dhabi Ipic, propietario de Cepsa.

El de Abengoa, EDF y Masdar ha sido seleccionado junto a otros cuatros consorcios de entre 30 muestras de interés. Entre los finalistas se encuentra la también española Cobra, filial de ACS, que acude a este concurso en solitario. Las dos propuestas con acento español compiten con Acwa (Arabia Saudí) y las alianzas que han conformado la francesa Engie con la china Sepco 3 y la saudí Alfanar con la también china Suncan.

Hace unas semanas, Masdar y EDF visitaron la Plataforma Solúcar de Abengoa, en Sanlúcar la Mayor, Sevilla, con el objetivo de conocer más de cerca el diseño, la construcción y operación, así como la tecnología de vapor y la de sales fundidas de las plantas de tecnología de torre, en las que el grupo andaluz es líder mundial, para poder aplicar este conocimiento en la nueva instalación de Dubai.

El proyecto se enmarca en el programa Visión 2021 de EAU y en el Dubai Plan 2021. La planta, cuya entrada en funcionamiento se prevé para la primavera de 2021, forma parte del macrocomplejo solar Mohammed bin Rashid Al Maktoum. Las previsiones de las autoridades dubaitíes es que esta instalación sumará 1.000 MW en 2020 y 5.000 MW en 2030. Será el mayor parque solar de este tipo en el mundo. Las oportunidades para desarrollar negocio en este segmento en el emirato, por tanto, son enormes.

Las empresas españolas, de hecho, ya han tenido éxito en contratos anteriores al de este parque solar. La asturiana TSK, junto con la saudí Acwa, se adjudicó en 2015 la construcción y operación de la fase dos, que implicaba su ampliación en 200 MW y contabilizaba un presupuesto de más de 300 millones de euros. Entonces, representó el mayor proyecto solar de Oriente Medio. Esta condición recae ahora en la fase tres de la macroinstalación, cuyo contrato ha sido concedido hace escasas semanas a un consorcio liderado por las españolas Gransolar y Acciona Industrial, en el que también participa la italiana Ghella. De hecho, con una potencia de 800 MW (1.054 MW pico), será la mayor planta fotovoltaica del mundo.

La licitación de la tercera fase del complejo solar de Dubai se resolverá, previsiblemente, el próximo mes de mayo. Para entonces, si no hay contratiempos, Abengoa habrá dejado atrás la situación de preconcurso en que se halla desde noviembre de 2015. Este viernes, la compañía informó de que finalmente el plan de reestructuración ha recibido el respaldo del 93,97% de los acreedores, después de que en el periodo adicional de adhesiones se haya sumado el 8%.

Abengoa vuelve a luchar por un gran proyecto solar internacional en Dubai
Comentarios