sábado. 15.06.2024

Arabia Saudita ha mantenido conversaciones preliminares con firmas extranjeras para la fabricación nacional de autobuses y planea convertir parte de su sistema de carreteras en autopistas de peaje para ayudar a que su esquema de transporte sea más eficiente, según anunció este domingo el ministro de Transporte, Nabeel Al Amudi.

"Estamos desarrollando el sistema de transporte público con una gran cantidad de autobuses y que queremos ver cómo podemos aprovechar esto para desarrollar la industria nacional", dijo Nabeel Al Amudi en una entrevista en el marco de una conferencia de negocios en Jeddah. 

El reino, que no tiene una importante industria automotriz, está gastando miles de millones de dólares para expandir los sistemas de transporte público en la capital, Riyadh y otras grandes ciudades, y ha importado miles de autobuses en los últimos años.

En mayo pasado, el fabricante alemán de vehículos Daimler recibió un pedido de Riyadh de 600 autobuses Mercedes-Benz Citaro, el pedido más grande de la historia en su división de autobuses.

China Yuchai International anunció el mes pasado la entrega de 800 autobuses a Arabia Saudita.

Producir los vehículos localmente permitiría a Arabia Saudita ahorrar en los costos de importación mientras crea empleos y expande la industria nacional, objetivos clave de un programa de reforma económica diseñado para reducir la dependencia de la economía de las exportaciones de petróleo.

Al Amudi dijo que el potencial proyecto de autobuses va al margen un memorando de entendimiento firmado por Toyota Motor Corp en marzo del año pasado para llevar a cabo un estudio de factibilidad sobre la producción de vehículos y repuestos en Arabia Saudita.

El programa de reforma presenta planes para que el sector privado opere gran parte de la infraestructura de transporte del reino, incluidos los aeropuertos y los puertos marítimos, y el gobierno desempeña un papel como regulador.

Al Amudi dijo que ese enfoque se extenderá a la red de autopistas. Así, el gobierno espera establecer entre cuatro y seis autopistas de peaje que operarían compañías privadas a cambio de honorarios, aunque esto puede ser difícil debido a la necesidad de dar a los usuarios de la carretera la opción de tomar una ruta sin peaje en cada caso, dijo Al Amudi.  

Los borradores de los planes para este proyecto podrían estar listos en seis meses, agregó.

Arabia Saudita planea establecer media docena de autopistas de peaje