jueves 27/1/22

El Burj al Arab de Dubai es "uno de los hoteles más rentables" del mundo, según el CEO del Grupo Jumeirah, propietario del emblemático edificio en forma de vela.

La legendaria propiedad fue calificada como el primer hotel de siete estrellas del mundo por un periodista británico cuando se inauguró oficialmente el 1 de diciembre de 1999.

"Si bien no se esperaba una gran rentabilidad por parte del establecimiento, sino más bien que fuera un ícono instantáneamente reconocible de la ciudad de Dubai, de la misma manera que lo es la Torre Eiffel en París y la Estatua de la Libertad en Nueva York, pero este no ha sido el caso", declaró el portugués José Silva al portal Arabian Business en una entrevista en la suite presidencial del emblemático hotel.

“Es muy rentable. Es cierto que algunos íconos nunca se vuelven realmente beneficiosos, pero este es uno de los hoteles más productivos que conozco”, dijo Silva, sin dar cifras específicas.

“No estamos compartiendo los números. Puedo decirle que es tan rentable como cualquier gran hotel de lujo en el mundo, si no es más rentable”, agregó.

La compañía matriz de Jumeirah Group, Dubai Holding, no ofrece un desglose de ganancias e ingresos de sus distintos sectores. En febrero de 2017, su último anuncio de resultados financieros, informó que su grupo empresarial, Dubai Holding Commercial Operations Group, del que forma parte Jumeirah, vio un aumento de las ganancias netas del 8 por ciento a 6.320 millones de dirhams

(1.720 millones de dólares) para el año que terminó el 31 de diciembre de 2016 y los ingresos aumentaron un 16 por ciento a 16.840 millones de dirhams durante el mismo período.

El hotel tiene 201 suites, que varían en tamaño desde los 170 hasta los 780 metros cuadrados. Con una altura de 321 metros y situado en una isla artificial a 280 metros de la costa de Dubai, el hotel comenzó a construirse en 1994 y se inauguró en 1999. A principios de este mes cumplió 20 años.

El Burj Al Arab es "uno de los hoteles más rentables del mundo"
Comentarios