miércoles. 24.04.2024

Egipto firmó el viernes un acuerdo de asociación inversora con Emiratos Árabes Unidos para desarrollar la península de Ras al-Hikma, al oeste de Alejandría, en uno de los mayores acuerdos de este tipo. 

El proyecto obtendrá 150.000 millones de dólares, según declaró el primer ministro egipcio, Mostafa Madbouly.

Emiratos Árabes Unidos destinará 35.000 millones de dólares a inversiones extranjeras directas en Egipto en los próximos dos meses, declaró Madbouly en una conferencia de prensa el viernes.

Madbouly afirmó que la inversión "contribuirá a resolver" la crisis de divisas que ha amenazado la capacidad de Egipto para hacer frente al servicio de su abultada deuda externa y le permitirá poner fin a los tipos de cambio separados, oficial y del mercado negro, de la libra egipcia.

Por su parte, el fondo soberano emiratí ADQ declaró que 24.000 millones de dólares de la inversión se destinarán al desarrollo de la zona de Ras al-Hikma, al oeste de Alejandría, en la costa mediterránea.

Los 11.000 millones restantes se destinarán a "depósitos que se utilizarán para invertir en proyectos de primer orden en todo Egipto con el fin de apoyar su crecimiento y desarrollo económicos", según un comunicado de prensa.

El acuerdo firmado entre los dos gobiernos prevé la aportación de un primer tramo de 15.000 millones de dólares a lo largo de la próxima semana, al que seguirá un segundo tramo de 20.000 millones en los próximos dos meses.

Madbouly declaró que el proyecto de Ras al-Hikma supondría el desarrollo de una ciudad turística completa con un aeropuerto que gestionaría EAU.

La economía egipcia, muy dependiente de las importaciones, dominada por empresas vinculadas al ejército y aficionada a los megaproyectos de infraestructuras, se ha visto duramente afectada por una serie de perturbaciones recientes.

La pandemia afectó a su sector turístico clave. La guerra de Ucrania elevó el coste del trigo y otras importaciones. Y los recientes ataques de los hutíes yemeníes al transporte marítimo del Mar Rojo han reducido drásticamente las tarifas del Canal de Suez.

Las remesas de los trabajadores egipcios en el extranjero -la principal fuente de divisas- se desplomaron hasta un 30% sólo entre julio y septiembre de 2023, según datos del Banco Central de Egipto.

El Estado egipcio, muy endeudado tras años de grandes préstamos, entre ellos para la construcción de una nueva capital en el desierto al este de El Cairo, tiene dificultades para hacer frente al servicio de su abultada deuda.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha intervenido con un préstamo de 3.000 millones de dólares, pero ha exigido dolorosas medidas de austeridad.

Los tramos del préstamo y las revisiones del programa se han retrasado repetidamente hasta que El Cairo lleve a cabo las reformas prometidas, incluido un tipo de cambio totalmente flexible, según el FMI.

La crisis monetaria ha minado la confianza de los inversores occidentales en la capacidad de Egipto para hacer frente al servicio de su deuda.

JP Morgan anunció recientemente que excluiría a Egipto de su índice de deuda pública, mientras que la agencia de calificación Moody's rebajó su perspectiva sobre los bonos egipcios de "estable" a "negativa".

Egipto y EAU firman un acuerdo de inversión para desarrollar la península de Ras al-Hikma
Comentarios