jueves. 18.07.2024

Las importaciones chinas de crudo procedente de Rusia aumentaron un 17% en noviembre respecto del año anterior, ya que las refinerías aseguraron más cargamentos antes del límite de precios impuesto por el Grupo de los Siete el 5 de diciembre. El aumento convirtió a Rusia en el principal proveedor de petróleo de China, por encima de Arabia Saudita.

Las llegadas de crudo ruso, incluido el petróleo bombeado a través del oleoducto de Siberia Oriental hacia el Océano Pacífico y los envíos marítimos desde los puertos rusos de Europa y Extremo Oriente, ascendieron a 7,81 millones de toneladas el mes pasado, según datos de la Administración General de Aduanas publicados el martes.

El total equivale a 1,9 millones de barriles diarios (bpd), frente a los 1,82 millones de bpd de octubre y los 1,63 millones de toneladas del mismo periodo del año pasado.

Desde el 5 de diciembre, la Unión Europea prohibió las importaciones de crudo ruso y los países del G7 introdujeron un tope de 60 dólares por barril al petróleo de Rusia en un intento de limitar la capacidad de Moscú para financiar la guerra en Ucrania.

Sin embargo, los elevados descuentos del crudo ruso siguieron atrayendo a los compradores chinos en noviembre, especialmente a las refinerías independientes de Shandong, aunque algunas estatales empezaron a reducir sus compras debido a la preocupación por las sanciones occidentales a Moscú.

Las importaciones chinas de Arabia Saudita ascendieron a 6,62 millones de toneladas en noviembre, o 1,61 millones de bpd. La cifra supone un descenso del 11% respecto al año anterior.

Los analistas esperaban que la cuota de mercado de Arabia Saudita en China se mantuviera firme o incluso aumentara en el futuro, después de que el presidente chino, Xi Jinping, se comprometió a cerrar más acuerdos energéticos con el principal exportador de petróleo del mundo.

Los datos aduaneros del martes también mostraron que las importaciones de crudo de Malasia casi se triplicaron en noviembre respecto a 2021. El país del sudeste asiático es un punto de transferencia para los envíos sancionados procedentes de Irán y Venezuela.

El especialista en seguimiento de petroleros Vortexa Analytics estimó que las importaciones chinas de petróleo iraní podrían haber alcanzado un récord mensual de casi 4,7 millones de toneladas en noviembre. Pero los datos de aduanas no mostraban importaciones procedentes de Venezuela o Irán.

(1 tonelada = 7,3 barriles para la conversión de petróleo crudo)

Rusia supera a Arabia Saudita como primer proveedor de crudo en China