domingo. 19.05.2024

La aerolínea irlandesa Ryanair anunció este martes que el retraso en la entrega de aviones Boeing 737 MAX por parte del fabricante estadounidense, tras los accidentes mortales y la necesidad de cambios para que vuelvan a operar, provocará “recortes y cierres” en algunas bases de operaciones europeas durante el próximo invierno y el verano de 2020, sobre todo en las menos rentables o que generan pérdidas.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, indicó este martes en un comunicado que la medida reducirá el crecimiento de la compañía en el verano de 2020 del 7% al 3%, por lo que el tráfico anual de pasajeros en su ejercicio fiscal, hasta marzo de 2021, podría caer de los 162 previstos hasta ahora a los 157 millones.

El directivo aseguró que la aerolínea, líder en Europa del sector de bajo coste, sigue “comprometida” con los aparatos ‘B737 MAX’, los cuales está previsto que vuelvan a entrar “en servicio a finales de 2019”, si bien la “fecha exacta” es “aún incierta”, admitió.

“Boeing espera presentar un paquete de certificación a los reguladores en septiembre, con vistas a volver a entrar en servicio poco después. Creemos que sería prudente hacer planes previendo que esa fecha se retrasará varios meses, quizá hasta finales de diciembre”, indicó O’Leary en la nota.

El responsable de Ryanair recordó que la aerolínea ha efectuado un pedido de aparatos Boeing MAX200s, una variante del modelo MAX que debe recibir una certificación diferente por parte de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos. (FAA, sus siglas en inglés) y la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA). Los MAX200, dijo, podrían tener luz verde para volver a volar “dos meses después de que los MAX regresen al servicio”.

La aerolínea irlandesa había diseñado la temporada veraniega de 2020 con una flota adicional de 58 aviones MAX200s, frente a los 30 previstos ahora, si bien este número puede “subir o caer aún más”, en función de “cuándo volverá a entrar en servicio el B737 MAX”, precisó O’Leary. “Estos retrasos en la entrega de aviones nos obligará a hacer recortes y cierres en algunas bases para el verano de 2020, pero también para el calendario del invierno de 2019”, prosiguió el directivo.

O’Leary adelantó que ya se han iniciado contactos con “nuestros aeropuertos” y sindicatos para determinar qué bases de las que tienen menos rendimiento o “pierden dinero” deben “sufrir estos recortes y/o cierres” a partir del próximo noviembre.

“Ryanair seguirá trabajando con Boeing y EASA para recuperarnos de los retrasos en estas entregas en el invierno de 2020, con vistas a que podamos restablecer nuestros niveles de crecimiento habituales en el verano de 2021”, concluyó el consejero delegado.

Ryanair cerrará bases y hará recortes por los retrasos de los Boeing 737 MAX