miércoles. 22.05.2024

Su Alteza el jeque Saud bin Saqr Al Qasimi, miembro del Consejo Supremo de Emiratos Árabes Unidos y gobernante de Ras Al Khaimah, afirmó el entusiasmo de su país por apoyar todos los esfuerzos para lograr la seguridad, la estabilidad y la prosperidad de Irak y de su pueblo, así como para contrarrestar las intervenciones extranjeras en sus asuntos internos. También enfatizó que la estabilidad de Irak reforzará la seguridad de la región.

En una declaración publicada este martes por la agencia oficial de noticias de Emiratos, WAM, el jeque Saud, líder de la delegación emiratí que participó en la Conferencia de Bagdad para la Cooperación y la Asociación, dijo que EAU continúa con su apoyo a todos los esfuerzos para promover la paz y la cultura de tolerancia, moderación y coexistencia. así como combatir la violencia, el odio y el extremismo.

También afirmó la importancia de la cooperación árabe y regional para crear una región estable y un futuro próspero al señalar los esfuerzos del Gobierno iraquí para organizar la primera Conferencia de Bagdad para la Cooperación y la Asociación. Su éxito es un paso importante en los esfuerzos de Irak por recuperar su papel natural en la región árabe.

La participación regional e internacional de alto nivel en el evento subrayó el entusiasmo por apoyar a Irak durante este período crítico, agregó. Expresó su esperanza en el éxito de la conferencia y afirmó la necesidad de capitalizar sus resultados y cooperar con Irak para ayudarlo a superar sus desafíos.

La segunda edición de la conferencia ofrece la oportunidad de discutir los desafíos a los que se enfrenta Irak y que afectan a la estabilidad y seguridad de la región, agregó. Hizo hincapié en que el diálogo entre los países de la zona es la única manera de crear un futuro próspero para Irak y Oriente Medio.

Al final de su declaración, el jeque Saud agradeció a Jordania y Francia por organizar el evento. La cumbre, celebrada en Jordania a orillas del mar Muerto, estuvo presidida por el rey jordano Abdallá II, el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro iraquí, Mohamed Shia al-Sudani. Asimismo, participaron líderes y representantes de varios países de la región como Egipto, Emiratos Árabes, Qatar, Kuwait, Omán, Arabia Saudí, Turquía e Irán.

Emiratos Árabes muestra su apoyo a un Irak próspero y estable