miércoles. 12.06.2024

Las investigaciones sobre el sabotaje de cuatro petroleros frente a los costas del emirato de Fujairah en mayo pueden desempeñar un papel importante en la reducción de la tensión causada por los iraníes en la región, declaró el ministro de Estado de Asuntos Exteriores de EAU, Anwar Gargash, al diario The National.

Gargash dijo que era importante que se realizara una investigación exhaustiva con la participación de otros estados antes de que se atribuyera alguna responsabilidad. "Hemos sido muy cuidadosos al asegurarnos de que los amigos y los aliados formen parte de esta investigación, no sacar conclusiones hasta asegurarnos de que nuestra conclusión es objetiva", explicó Gargash al margen de la conferencia Globsec en Bratislava, Eslovaquia.

“La actual escalada en la región necesita sabiduría. Necesita paciencia y desescalada". "Claramente, no queremos ver una guerra en nuestra región por la que toda la zona lo pagaría caro".

"También estamos, al mismo tiempo, bastante convencidos de que el comportamiento de Irán debe mejorar, debe cambiar, porque claramente en los últimos años ha sido extremadamente difícil tratar con el tipo de políticas iraníes que hemos visto".

Asimismo, Gargash habló de que Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Noruega presentaran los resultados de su investigación sobre los ataques de los petroleros a los diplomáticos del Consejo de Seguridad de la ONU el jueves. Dos de los petroleros tenían bandera saudí, uno estaba registrado en Noruega y el otro en Emiratos Árabes Unidos.

La investigación tuvo lugar contra las preocupaciones de que los ataques del 12 de mayo afectaran la seguridad de la navegación internacional y la seguridad de los suministros mundiales de petróleo.

El ministro emiratí comentó que esperaba que se pudiera lograr un cambio en el comportamiento de Irán a través de la política de sanciones y presión de Washington. Identificó tres áreas que Irán debía abordar: su programa nuclear, su desarrollo de misiles balísticos y su política regional. "Desde esa perspectiva, apoyamos la política de sanciones de Washington sobre Irán, nuevamente con la mirada puesta en cambiar el comportamiento de Irán en la región". 

El presidente Donald Trump ofreció tener conversaciones con Irán sobre la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015 y ha sido sincero al decirle a Teherán que no puede antagonizar y provocar libremente a Estados Unidos. El resultado podría ser la guerra.

"Prefiero que no, pero siempre hay una posibilidad", dijo Trump esta semana. "Preferiría hablar mucho". "Irán era un lugar extremadamente hostil cuando entré en la presidencia", dijo  Trump mientras se encontraba en el Reino Unido. "Era una nación terrorista, la número uno en el mundo en ese momento, y probablemente lo sea hoy".

Gargash aseguró que el acuerdo nuclear, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto, no había tenido el impacto esperado. "El cambio de comportamiento estuvo muy integrado en el argumento", dijo. "Lo que vimos en el período desde que se firmó el JCPOA fue una mayor participación de Irán en los asuntos árabes, en Siria, en Yemen y otros países árabes".

En una señal de su creciente preocupación, el Gobierno de EEUU en las últimas semanas ordenó a todo el personal diplomático no esencial que abandonara Irak, diciendo que había amenazas de grupos armados iraquíes respaldados por Irán. También envió un grupo de ataque de portaaviones y bombarderos B-52 a la región.

Estados Unidos ha acusado a Irán de estar detrás de los ataques de Fujairah. Sus funcionarios creen que Teherán está orquestando una campaña de interrupción de petróleo en represalia por las sanciones impuestas por Estados Unidos contra su programa nuclear y la intromisión en los estados regionales.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, dijo el mes pasado que creía que las "minas navales casi con toda seguridad venían de Irán" y eran responsables del daño a los buques anclados en el Golfo de Omán.

"Está claro que Irán está detrás del ataque de Fujairah", dijo Bolton. "¿Quién más creerías que lo podría hacer? ¿Alguien de Nepal? "No hay duda en la mente de nadie en Washington. Sabemos quién hizo esto y es importante que Irán sepa que sabemos”.

Ministro de Emiratos Árabes Unidos: La tensión en la región debe reducirse