lunes 24/1/22

Vehículos de segunda mano: de la chatarra en Estados Unidos a la venta en EAU

Los coches se venden aunque tienen un código, emitido en el país de origen, que significa que sólo se pueden utilizar para piezas de repuesto
Un emiratí inspecciona vehículos en un concesionario de automóviles. (Fuente externa)
Un emiratí inspecciona vehículos en un concesionario de automóviles.

Coches que fueron dados de baja en el extranjero están siendo revendidos en EAU después de un lavado de cara con reparaciones baratas en concesionarios codiciosos, poniendo las vidas en riesgo de los automovilistas.

Los mecánicos aseguran que se encuentran en los vehículos usados ​​importados características de seguridad ineficaces, ya que los importadores aumentan sus márgenes de beneficio por venta con trabajo de mala calidad.

El ingeniero británico Philip Smith, director del departamento técnico de SilberArrows en Al Quoz, que se ocupa de los automóviles Mercedes-Benz, dijo que los compradores de segunda mano eran a menudo conscientes de los riesgos asociados.

"Conducir un coche dado de baja por un chasis doblado es algo serio, ya que es menos probable que sobreviva a otro impacto. Uno de los autos que nos trajeron había sido dado de baja en dos ocasiones y va a costar 80.000 dirhams reparar. Lo peor que he visto fue un Clase E convertible. El chasis estaba doblado. Me negué a repararlo", explicó Smith en declaraciones al diario The National.

"Su barra antivuelco ya no se podía reparar y estaba sujeta mediante tornillos para madera. Ese coche era un ataúd con ruedas".

Los coches llegan desde los depósitos de chatarra estadounidenses, a continuación, se venden con un código que significa que sólo se debe utilizar para piezas de repuesto. Sin embargo, el código sólo se reconoce en el país de origen.

Kurt Sona, un gestor de servicio de garaje en Al Quoz, dijo que la mayoría de los mecánicos cualificados pueden detectar los problemas casi inmediatamente por el control de los sistemas de retención de seguridad de un automóvil.

"En unos 30 segundos podemos averiguar si el sistema está inactivo. Es muy común en los vehículos estadounidenses y canadienses. Una vez que se corta, el auto ya no tiene airbags, ni eficacia en los cinturones de seguridad".

Un mecánico que pidió no ser identificado, pero que trabaja regularmente en Land Rover y vehículos japoneses, declaró que las subastas de coches se habían convertido en un caldo de cultivo para los delincuentes. "Lleva ocurriendo en este país durante los últimos 20 años más o menos, es muy rentable".

"Los coches que pueden haber sido robados o dados de baja por las compañías de seguros son entonces muy difíciles de vender. Yo no acepto ningún vehículo importado estadounidense".

Otra táctica ilícita utilizada por comerciantes sin escrúpulos es manipuular el reloj de kilometraje del vehículo, que puede agregar decenas de miles de dirhams al precio del auto de lujo.

La Autoridad de Carreteras y Transporte puede descubrir si el kilometraje ha sido manipulado, pero no siempre es posible.

El kilometraje puede ser manipulado mediante un software especial en un ordenador portátil que normalmente se utiliza para modificar los ajustes del vehículo cuando está conectado a la computadora central del coche.

La mayoría de los garajes ofrecen una comprobación previa a los compradores de automóviles de segunda mano por un pequeño coste. Siempre se recomienda a los compradores de un auto de segunda mano hacerlo a través de un comerciante registrado.

Vehículos de segunda mano: de la chatarra en Estados Unidos a la venta en EAU
Comentarios