viernes. 01.03.2024

El secretario general de la ONU, António Guterres, denunció este martes la vuelta a las hostilidades en Libia y las repetidas violaciones del embargo de armas, asegurando que lo que está pasando en el país es "un escándalo".

"Seamos claros, lo que estamos viendo es absolutamente inaceptable", dijo Guterres en una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas.

El jefe de la ONU criticó que el embargo de armas que pesa sobre Libia "sigue siendo violado", con aviones llevando armamento "tanto a Misrata como a Bengasi", y con una vuelta a los combates tras una breve tregua.

"Más y más civiles están siendo atacados. Hay migrantes en una situación desesperada y parece que todos los compromisos que se hicieron fueron sin intención de respetarlos", señaló en referencia a los recientes principios acordados en Berlín para tratar de detener el conflicto.

El Gobierno del Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) y el Ejército Nacional Libio (LNA) acordaron el pasado 12 de enero en la capital alemana una tregua impulsada por sus aliados Turquía y Rusia, respectivamente, pero esta empezó a violarse días después.

Según la ONU, en los últimos días han seguido llegando a Libia mercenarios y armas facilitadas por distintos países para ambos bandos a pesar del embargo decretado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Guterres se refirió además a la nueva escalada del conflicto en Siria, donde el Gobierno de Damasco y Rusia llevan a cabo una ofensiva en la provincia de Idlib, el último bastión opositor.

Al respecto, dijo que la ONU está especialmente alarmada por los recientes choques armados entre tropas sirias y fuerzas turcas presentes en esa zona, un "cambio" en el conflicto que es "extremadamente preocupante".

Guterres insistió en que la única salida es un cese de las hostilidades y una apuesta por una solución política.

Asimismo, el secretario general de la ONU lamentó el nuevo repunte de la violencia en Yemen durante los últimos días, que ha puesto fin a un prometedor periodo de calma.

"Las tensiones eran por supuesto altas a finales del año pasado, pero estábamos avanzando en la dirección adecuada en un número de crisis. (...) Todo eso ha cambiado", señaló sobre la situación en los tres países.

El diplomático portugués dijo que, frente a los "vientos de esperanza" que soplaban en el mundo hace poco, ahora llegan "vientos de locura" alrededor del planeta.

"Desde Libia a Yemen, a Siria y más allá, la escalada está de vuelta. Las armas fluyen. Las ofensivas aumentan. Todas las situaciones son distintas, pero hay una sensación de creciente inestabilidad", apuntó.

Guterres recordó que esas situaciones crean una coyuntura "mucho más impredecibles e incontrolable", con mayores riesgos de un fallo de cálculo que desencadene consecuencias aún peores.

Guterres: "Lo que está pasando en Libia es un escándalo"
Comentarios