viernes. 24.05.2024

Desoyendo las numerosas voces internacionales levantadas en contra, el presidente de EEUU declaró oficialmente este miércoles a Jerusalén como la capital oficial de Israel y dio curso al inicio de los trámites para el traslado de la embajada desde Tel Aviv.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, Trump, que enviará al vicepresidente Mike Pence a Oriente Medio, citó la Ley de Embajada de Jerusalén de Estados Unidos de 1995, que instaba al gobierno federal a reubicar la embajada estadounidense en Jerusalén y reconocer a esa ciudad como la capital de Israel. El acto fue reafirmado por un voto unánime del Senado hace solo seis meses. Los presidentes anteriores de Estados Unidos, sin embargo, han firmado renuncias cada seis meses difiriendo el traslado de la embajada.

"Jerusalén no es solo el corazón de tres grandes religiones, pero ahora también es el corazón de una de las democracias más exitosas del mundo", dijo Trump. "Durante las últimas siete décadas, el pueblo israelí ha construido una país donde judíos, musulmanes, cristianos y personas de todas las religiones son libres de vivir y adorar de acuerdo con su conciencia y creencias", añadió.

"Estados Unidos sigue profundamente comprometido con ayudar a facilitar un acuerdo de paz aceptable para ambas partes. Tengo la intención de hacer todo lo que esté en mi poder para ayudar a forjar dicho acuerdo", dijo.

A diferencia de Israel, cuyo gobierno considera que la ciudad entera es su capital, la mayoría de la comunidad internacional considera su sector oriental como territorio ocupado y dice que el estado final de Jerusalén debe negociarse, no declararse unilateralmente. La decisión de Trump es un gran golpe para los palestinos, que lo consideran una evidencia de que Estados Unidos no toma en cuenta su posición.

El primer ministro palestino, Rami Hamdallah, advirtió que la medida no solo alimentaría el conflicto con Israel, sino que generaría disturbios en todo el Medio Oriente. Las facciones palestinas han pedido "días de furia" tras el discurso de Trump, y antes de hablar, cientos protestaron contra el plan en la Franja de Gaza.

Mientras tanto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se mantuvo en silencio durante las horas previas al anuncio de Trump, sin siquiera mencionarlo en una conferencia de alto nivel en Jerusalén el miércoles. Radio Israel, sin decir de dónde sacó la información, informó que Filipinas y un país no identificado de Europa del Este querían seguir el ejemplo de Trump al reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

Los líderes de las principales confesiones cristianas en Tierra Santa han escrito a Trump, instándolo a reconsiderar la medida, diciendo que su decisión significará "mayor odio, conflicto, violencia y sufrimiento en Jerusalén y Tierra Santa" y causará "daños irreparables".

La carta fue firmada por todas las principales figuras de la iglesia, incluido el patriarca ortodoxo griego, Teófilo III, y el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, el administrador apostólico romano católico.

La medida ni siquiera es popular entre todos los judíos. La Unión para el Judaísmo Reformista en los Estados Unidos lo llamó "inoportuno".

Gran Bretaña ha descrito la medida como "inútil" y Francia como "lamentable". Alemania dijo claramente que "no apoya" la decisión de Trump. Ocho países, entre ellos Gran Bretaña, Francia e Italia, han presionado para una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, que tendrá lugar este viernes, para analizar la decisión del presidente estadounidense, según anunció el miércoles el liderazgo del consejo.

Trump desoye las voces internacionales y reconoce a Jersualén como capital de Israel