sábado. 13.04.2024

El sitio nuclear de Natanz en Irán sufrió un problema el domingo que involucró a su red de distribución eléctrica apenas unas horas después de poner en marcha nuevas centrifugadoras avanzadas que enriquecen más rápidamente el uranio, informó la televisión estatal. Fue el último incidente en uno de los sitios más seguros de Teherán en medio de negociaciones sobre el acuerdo atómico con las potencias mundiales.

La televisión estatal citó a Behrouz Kamalvandi, portavoz del programa nuclear civil de Irán, anunciando el incidente.

Kamalvandi aseguró que el incidente no causó lesiones ni contaminación.

La palabra utilizada en farsi en la televisión estatal puede usarse tanto para "accidente" como para "incidente". No aclaró de inmediato el informe, que se publicó en la parte inferior de su pantalla en su transmisión en vivo. La Organización de Energía Atómica de Irán, el brazo civil de su programa nuclear, no emitió de inmediato una declaración formal sobre el incidente en su sitio web.

Natanz sufrió una misteriosa explosión en julio que las autoridades describieron más tarde como sabotaje. Israel, el archienemigo regional de Irán, ha sido sospechoso de llevar a cabo un ataque en el lugar, así como de lanzar otros ataques, ya que las potencias mundiales ahora negocian con Teherán en Viena sobre su acuerdo nuclear.

El sábado, Irán anunció que había lanzado una cadena de 164 centrifugadoras IR-6 en la planta, inyectándolas con gas uranio. Los funcionarios también comenzaron a probar la centrífuga IR-9, que dicen que enriquecerá uranio 50 veces más rápido que las centrífugas de primera generación de Irán, la IR-1. El acuerdo nuclear limitó a Irán a usar solo IR-1 para enriquecimiento.

Desde la retirada del entonces presidente Donald Trump del acuerdo nuclear con Irán en 2018, Teherán ha abandonado todos los límites de su arsenal de uranio. Ahora enriquece hasta un 20% de pureza, un paso técnico lejos de los niveles de grado de armas del 90%. Irán sostiene que su programa atómico tiene fines pacíficos, pero los temores de que Teherán tenga la capacidad de fabricar una bomba hicieron que las potencias mundiales llegaran a un acuerdo con la República Islámica en 2015.

El acuerdo levantó las sanciones económicas a Irán a cambio de que limitara su programa y permitiera a los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica vigilar de cerca su trabajo.

Un "accidente" afecta a la instalación nuclear de Natanz en Irán
Comentarios