lunes 23/5/22

Estados Unidos rastrea buques iraníes que navegan hacia Venezuela

Washington baraja la posibilidad de que los barcos lleven armas con destino a Caracas
Un buque iraní en el Golfo Arábigo.
Un buque iraní en el Golfo Arábigo.

Dos buques de la Armada iraní cruzaron el Cabo de Buena Esperanza por primera vez y parecen dirigirse al otro lado del Atlántico, continuando un viaje que Estados Unidos cree que podría terminar en Venezuela, según un funcionario de Defensa con conocimiento directo.

Teherán ya ha amenazado con enviar buques de guerra al hemisferio occidental, pero ha abortado los intentos anteriores. Los funcionarios estadounidenses aún no están demasiado preocupados, ya que todavía hay una pequeña ventana de tiempo para que los barcos den la vuelta o se dirijan a puerto en lugar de continuar el viaje, detalló el funcionario de defensa. Pero una travesía exitosa sería una demostración significativa de la capacidad naval de Irán y potencialmente proporcionaría a Teherán un nuevo punto de apoyo en el extranjero cercano a Estados Unidos. El aparato de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha seguido de cerca el progreso de los barcos durante las últimas dos semanas. Su intención y su carga aún se desconocen, pero se sigue suponiendo que podrían dirigirse a Venezuela, agregó.

Los funcionarios de Biden señalaron esta semana que la administración está preocupada por la posibilidad de que los barcos lleven armas con destino a Caracas y advirtieron que Estados Unidos actuaría para disuadir esa entrega. Las imágenes satelitales del barco de principios de mayo proporcionadas por Maxar Technologies muestran siete lanchas de ataque rápido a bordo de su cubierta.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, señaló que Venezuela compró armas a Irán hace más de un año y advirtió que una nueva entrega “sería un acto de provocación y una amenaza para nuestros socios en este hemisferio”. Kirby advirtió que Estados Unidos se reserva el derecho de “tomar las medidas apropiadas -en concierto con nuestros socios- para disuadir la entrega o el tránsito de tales armas”.

No está claro qué esfuerzos diplomáticos ha emprendido Washington para disuadir el movimiento de los barcos. Funcionarios del Departamento de Estado no quisieron decir si han planteado la cuestión a Irán en las conversaciones nucleares en curso en Viena. Sin embargo, el departamento dejó claro en un comunicado que está preparado para aprovechar “las autoridades aplicables, incluidas las sanciones, contra cualquier actor que permita el suministro continuo de armas por parte de Irán a socios y apoderados violentos”.

Algunos funcionarios estadounidenses están sorprendidos de que los buques -el Sahand, su fragata más reciente, y el Makran, un antiguo petrolero convertido en una base flotante de avanzada- hayan llegado tan lejos y dudan de que sean capaces de completar el arduo viaje a través del Atlántico. Los barcos avanzan lentamente, a sólo 8-10 nudos, y los funcionarios creyeron en varios momentos de la última semana que darían la vuelta. No está claro si los barcos tienen la capacidad de reabastecerse en el mar, lo que supone un reto logístico para emprender un viaje tan largo.

Sin embargo, si los barcos siguen la trayectoria actual, es probable que lleguen a la costa este de Sudamérica en la próxima semana o algo más, dijo el funcionario de defensa.

Además, las autoridades creen que Irán decidió seguir adelante con la misión en parte para salvar la cara después de que el mayor buque de guerra iraní, el Kharg, se hundiera el miércoles tras incendiarse en el Golfo de Omán, cerca del Estrecho de Ormuz, dijo el funcionario de defensa. Mientras tanto, se produjo otro incendio sospechoso en una refinería de petróleo de la empresa estatal Tondgooyan Petrochemical Co. al sur de Teherán. Aunque la causa de los incendios aún no está clara, en el pasado se ha sospechado que Israel ha llevado a cabo ataques contra infraestructuras y activos militares iraníes.

Anteriormente, Irán ha enviado petroleros al Mar Caribe para abastecer a Venezuela, lo que provocó las advertencias del Gobierno estadounidense. Y en 2020, Estados Unidos confiscó cuatro cargamentos de combustible iraní que se dirigían a Venezuela desafiando las sanciones estadounidenses.

Los expertos advirtieron de que no hay mucho que Estados Unidos pueda hacer para disuadir a los buques de guerra si continúan con su trayectoria actual. Los barcos están en aguas internacionales y no parecen infringir ninguna ley.

Estados Unidos rastrea buques iraníes que navegan hacia Venezuela
Comentarios