viernes. 01.03.2024

Arabia Saudita fue el quinto país con mayor gasto militar en el mundo en 2022, superando al Reino Unido, Alemania y Francia, según el informe Trends in World Military Expenditure 2022 publicado el lunes por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI). El gasto militar del Reino alcanzó los 75.000 millones de dólares el año pasado, un aumento del 16% con respecto al año anterior, cuando ocupó el octavo lugar a nivel mundial. Con un 7,4 por ciento, Arabia Saudita gastó más de su PIB en defensa que cualquier otro país, excepto Ucrania.

Toda la región de Oriente Medio gastó 184.000 millones de dólares en defensa en 2022. En comparación, el gasto en defensa de Israel cayó un 4,2 por ciento a 23.400 millones a medida que el país hizo recortes para equilibrar su presupuesto. En general, el gasto militar mundial aumentó un 3,4% para alcanzar un máximo histórico de 2,2 billones de dólares.

El gasto militar europeo registró su mayor aumento interanual en 30 años a medida que continúa la guerra en Ucrania.

Los tres países que más gastan (Estados Unidos, China y Rusia) representaron el 56% del gasto total en defensa del mundo, mientras que Arabia Saudita representó el 3,3%. Ucrania, que ocupó el puesto 11 en general, aumentó su gasto en un 640 por ciento a  44.000 millones de dólares, o el 34% de su PIB.

En particular, Emiratos Árabes Unidos fue excluido de la recopilación de datos de SIPRI. El gasto militar del país no ha estado disponible públicamente desde 2014, señaló SIPRI en un informe separado de 2016.

El aumento del gasto "es una señal de que estamos viviendo en un mundo cada vez más inseguro", manifestó en un comunicado Nan Tian, ​​investigador principal del Programa de Gasto Militar y Producción de Armas de SIPRI. “Los estados refuerzan su poder militar en respuesta a un entorno de seguridad en deterioro, que no prevén mejorar en el futuro cercano”, agregó.

SIPRI recopila datos de las fuerzas armadas, ministerios de defensa y otras agencias gubernamentales involucradas en defensa, fuerzas paramilitares y actividades espaciales militares. Esto incluye gastos de personal, incluidos salarios, pensiones y servicios sociales; y gastos de mantenimiento, adquisición, investigación y ayuda militar.

Se excluyen los gastos corrientes y de defensa civil en actividades militares existentes, incluidos los beneficios para veteranos, la desmovilización, la destrucción de armas y la participación militar en actividades no militares (como la vigilancia).

El gasto militar saudí es el quinto más alto del mundo en 2022
Comentarios