jueves. 23.05.2024

Abu Dhabi ha condenado enérgicamente el ataque terrorista contra un concurrido mercado en la ciudad de Sadr, al este de Bagdad, que ha dejado al menos 35 muertos y 60 heridos. El Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional difundió un comunicado en el que muestra el total rechazo de Emiratos Árabes Unidos de estos actos criminales y de todas las formas de violencia y terrorismo encaminadas a desestabilizar la seguridad y la estabilidad y a ser contrarias a los valores y principios humanitarios. 

Asimismo, el Ministerio de Exteriores expresó sus más profundas condolencias a las familias de las víctimas de este atroz crimen y deseó la pronta recuperación de todos los heridos.

Todo el mundo árabe y musulmán se ha unido a esta enérgica condena, entre otros portavoces de Al-Azhar en El Cairo (Egipto), quienes hicieron saber que la acción criminal "está despojada de todos los significados de la humanidad" y se ha dirigido contra "inocentes en días benditos".

La Liga Árabe también emitió un comunicado en el que hizo constar que "este atentado terrorista, destinado a desestabilizar la seguridad y la estabilidad en Irak, no debería socavar los esfuerzos para contrarrestar el terrorismo y las armas que no están bajo control estatal".

Bagdad se despertó este martes conmocionada por el sangriento atentado en un mercado popular reivindicado por el grupo Daesh, un ataque que despierta preocupación sobre la capacidad de la organización yihadista, oficialmente derrotada, de golpear en pleno corazón de Irak.

Gritos, lágrimas, sangre y caos: la capital iraquí volvió a vivir el lunes por la noche el horror de los atentados luego de meses de relativa calma.

En víspera de la fiesta musulmana del Eid al Adha, que celebra el Sacrificio, las familias se apresuraban para hacer las compras en el mercado de Al Woheilat, en Ciudad Sadr, gigantesco barrio paupérrimo del este de Bagdad.

Según fuentes de seguridad y médicas, un kamikaze hizo detonar su cinturón de explosivos sembrando el pánico y el caso en el mercado, y matando a una treintena de personas, en su mayoría mujeres y niños. El número de víctimas es de al menos 35 muertos y unos sesenta heridos, según una fuente médica consultada por AFP.

Unas horas después de la matanza podían verse aún manchas de sangre en el suelo y los puestos, así como cientos de sandalias desparramadas entre los frutos y legumbres. El mercado estaba cerrado el martes y bajo alta vigilancia policial.

Unámime condena del brutal atentado de Daesh en un mercado de Bagdad