viernes. 23.02.2024

En la Ribeira Sacra se bebe té y se come fish and ships. Una tercera parte de los compradores extranjeros que hacen su agosto adquiriendo propiedades en pueblos abandonados en España son ingleses. Encantados y sorprendidos por unos precios tan bajos que les resulta más caro conseguir una plaza de garaje en pleno centro de Londres.

Por 75.000 libras, unos 90.000 euros, pueden hacerse con seis casas, un almacén y un terreno de casi 10.000 metros cuadrados, cuenta el Daily Mail.

Otra ganga: por 50.000 libras, unos 60.000 euros, una vivienad rural con tres dormitorios, más cinco edificios anexos, una cascada natural y más de 40.000 metos cuadrados de terreno cultivable en Pena Vella, cerca de Pontenova (Lugo).

Según el agente inmobiliario Rafael Canales, citado por el Daily Mail, hay unos 2.900 pueblos abandonados en España, en zonas rurales, y esas propiedades, a precios irrisorios, están yendo a parar a manos de parejas foráneas de mediana edad, entre los 50 y los 60 años, que buscan un lugar tranquilo en el que pasar sus años de jubilación.

Más allá de confundir algunas localizaciones (Ribadero por Ribadeo), los ejemplos de compradores que acompañan el artículo ponen de manifiesto el entusiasmo que despiertan estas bucólicas oportunidades. A tan solo un par de horas en avión y por el mismo precio que costaría un pequeño apartamento de dos habitaciones en un apartado suburbio de Londres.

En la foto se aprecia la publicidad que aparece en el periódico londinense.

Los ingleses colonizan pueblos españoles abandonados
Comentarios