miércoles 19/1/22

Un Boeing 787 Dreamliner que volaba de Los Ángeles a Londres sorprendió al mundo de la aviación este lunes cuando alcanzó velocidades de 1.289 kilómetros por hora, más rápido que la velocidad del sonido.

Cuando el avión de la aerolínea Virgin Atlantic sobrevoló Pennsylvania, los vientos de cola causados ​​por una poderosa corriente en chorro impulsaron a la aeronave, que generalmente vuela sobre los 901 kilómetros por hora, hasta alcanzar la velocidad récord, la más rápida a la que un Dreamliner 787-9 ha volado.

A pesar de la emoción, los expertos de la industria se apresuraron a señalar que los aviones comerciales no pueden romper la barrera del sonido, ya que no están diseñados para manejar el aumento repentino de la resistencia y otros efectos aerodinámicos asociados con esas velocidades.

A pesar de una velocidad de avance tan alta, el avión no estuvo cerca de alcanzar ese umbral porque estaba metido en el aire que se movía rápidamente.

Así que el avión, en este caso, se dejó llevar a esas velocidades por el aire que lo rodeaba, de manera que la velocidad respecto a tierra era más rápida que la velocidad del sonido, pero su velocidad real no lo era.

Eso no impidió que los usuarios de Twitter se emocionaran, con un piloto que tuiteaba era el viento de cola más rápido que había presenciado.

A pesar de no estar en en la corriente en chorro por mucho tiempo, el avión logró llegar 48 minutos antes a Londres, y se espera que la mayoría de los vuelos con rumbo al este sobre esta zona de Norteamérica tengan tiempos de vuelo más cortos en los próximos días.

Sin embargo, cualquier vuelo que vaya en la otra dirección tendrá que luchar contra el viento o dar un rodeo.

Los vientos de la corriente en chorro suelen ser más rápidos en el invierno, informa el Post, debido a las diferencias de temperaturas maximizadas entre el norte y el sur de Norteamérica.

Los vuelos transatlánticos han aprovechado durante mucho tiempo las corrientes en chorro para ahorrar tiempo.

Los pilotos a menudo solicitan rutas particulares para aprovechar al máximo cualquier corriente de chorro pronosticada.

Un Boeing 787 Dreamliner rompe el récord de velocidad
Comentarios