jueves. 20.06.2024

El Tribunal Penal de Dubai condenó a un africano a cinco años de cárcel seguidos de la deportación y le impuso una multa de más de tres millones de dirhams por estafar ese mismo importe a una mujer del Golfo después de conocerla a través de un sitio web especializado en citas y solicitudes de matrimonio. 

El acusado pudo engañar a la víctima durante seis años fingiendo que era un ciudadano del Golfo que tenía un trabajo prestigioso en el sector marítimo, pero no pagó algunas cantidades adeudadas porque su cuenta había sido congelada. También se hizo pasar por un juez y en ese papel se comunicó con la víctima vía WhatsApp y le pidió más dinero para saldar las deudas de su amante virtual y salvarlo de la prisión. Incluso la amenazó con arrestarla si no depositaba la cantidad solicitada en una cuenta bancaria de otra persona.

El tribunal ordenó la incautación y confiscación del dispositivo electrónico utilizado en el delito y la eliminación de la información y los datos electrónicos relacionados con el caso que se remonta al período comprendido entre 2018 y este año, cuando la víctima conoció al acusado a través de un sitio web de citas y matrimonios y él la cortejó y aprovechó su deseo de casarse con un joven.

La víctima afirmó que el acusado aprovechó su relación consolidada para pedirle que le ayudara con algunos asuntos económicos porque su cuenta bancaria había sido congelada. En base a esto, él le pidió que transfiriera sumas de dinero a la cuenta de otra persona, y ella aceptó y le remitió los fondos solicitados.

Sin embargo, el acusado no se conformó y siguió solicitando que transfiriera fondos a cuentas bancarias que, según él, pertenecían a otras personas que lo ayudaban a resolver sus problemas financieros acumulados. La mujer declaró que solía cumplir con sus repetidas solicitudes de dinero hasta que rechazó su última petición.

Una vez fue sorprendida por un mensaje de WhatsApp desde otro número que le decía que el remitente era un juez que investigaba el caso de su amante virtual y le pedía que transfiriera sumas de dinero a una cuenta bancaria, tras rechazar esta solicitud, el remitente la amenazó con arrestarla y encarcelarla. En ese momento, informó a la policía.

Un policía afirmó durante los interrogatorios que, tras investigaciones, se logró identificar al acusado, un africano que inicialmente se hizo pasar por un ciudadano del Golfo y luego por un juez utilizando un número de teléfono a su nombre. También usó cuentas bancarias de otras personas para estafar el dinero de la víctima. Fue detenido y los dueños de las cuentas bancarias utilizadas en el delito fueron interrogados.

Según un testigo del caso, el acusado, que se alojaba con él en una residencia compartida, le pidió su número de cuenta para recibir dinero ya que la suya fue congelada. Estuvo de acuerdo y proporcionó al acusado su número de cuenta bancaria, dijo, añadiendo que se recibieron unos 941.000 dirhams desde noviembre del año pasado hasta febrero de este año.

Durante el interrogatorio, el acusado admitió que había estafado dinero a la víctima, pero negó haberse hecho pasar por un ciudadano del Golfo y un juez. También negó haber amenazado con encarcelar o arrestar a la víctima.

Cárcel y multa millonaria por estafa amorosa en Dubai