sábado. 13.04.2024

El conductor de un vehículo pesado fue condenado a prisión y a pagar 200.000 dirhams en dinero de sangre por aparcar el camión en una carretera empinada sin tirar del freno de mano. El vehículo comenzó a moverse y terminó atropellando a un hombre asiático de 54 años sentado en el arcén de la carretera. El hombre sufrió heridas graves y finalmente falleció.

El tribunal condenó al acusado a un mes de prisión y a pagar 200.000 dirhams en dinero de sangre. Además, su compañía de seguros y la empresa propietaria de su vehículo, deberán abonar conjuntamente 90.000 dirhams como compensación a la familia de la víctima.

Los hijos de la víctima presentaron la demanda tras la pena, el dolor y la angustia mental que sufrieron debido a la pérdida de su padre, el cabeza de familia, que era su única fuente de ingresos e inicialmente solicitaron una compensación de 150.000 dirhams.

Su abogado confirmó que la familia tenía derecho a solicitar una compensación adicional además del dinero de sangre, siempre que el veredicto penal declarara culpable al perpetrador de causar la muerte de la víctima. La responsabilidad conjunta del accidente también recae en el propietario del vehículo, determinó el tribunal, ya que el acusado trabajaba para él en el momento del accidente.

El tribunal dictaminó que la esposa de la víctima y sus dos hijos tenían derecho a una indemnización, y se condenó a los acusados ​​a pagar 90.000 dirhams adicionales además del dinero de sangre: 50.000 dirhams a la viuda y 20.000 dirhams cada uno de los dos hijos de la víctima.

Un conductor en Emiratos, encarcelado tras fallecer atropellado un peatón
Comentarios