sábado. 22.06.2024

El informe final de los investigadores rusos ha concluido que el accidente del avión de Flydubai en Rostov hace tres años fue una pérdida de control en vuelo derivada del error del piloto y de una configuración incorrecta de la aeronave.

El Boeing 737-800 se estrelló en las primeras horas del 19 de marzo de 2016 en el aeropuerto de Rostov-on-Don, en el sur de Rusia, en su segundo intento de aterrizar. Murieron 55 pasajeros y siete tripulantes.

Dos de los siete miembros de la tripulación eran españoles, el copiloto, Alejandro Álava Cruz, y el tripulante de cabina de pasajeros (TPC) Xavier Alejandro Curbelo Caro, ambos de las Islas Canarias. Además, murió la ciudadana colombiana Laura Patricia de la Cruz. 

La mayoría de los pasajeros eran rusos, residentes en Rostov, aunque también había ciudadanos de Grecia, Kazajistán y las islas Seychelles. 

La conclusión del informe, publicado por el Comité de Aviación Interestatal y recogido por el diario The National, incluye que el accidente ocurrió "debido a una configuración incorrecta de la aeronave y al pilotaje de la tripulación", lo que, según la investigación, provocó que el piloto perdiera la noción de la situación de la aeronave y su control, lo que llevó a que impactara contra el suelo.

El avión de pasajeros rodeó el aeropuerto del sur de Rusia durante dos horas después de que un intento de aterrizaje inicial fue abortado debido a los fuertes vientos.

En su segundo intento de aterrizaje, el avión cayó al suelo y estalló en llamas a unos 250 metros de la pista.

Entre los factores probables estaban "la turbulencia y el viento racheado", la confusión del piloto y la "falta de preparación psicológica" para una segunda vuelta y "el posible cansancio operacional de la tripulación en el peor momento posible en términos de ritmos circadianos, cuando el rendimiento humano está severamente degradado y en su nivel más bajo junto con el aumento del riesgo de errores".

En el primer acercamiento a Rostov, la tripulación realizó un recorrido tras una advertencia de viento cortante del control de tráfico aéreo.

Sin embargo, en la segunda vuelta, el piloto se concentró en el aterrizaje, en línea con su plan original, y a pesar de las condiciones cambiantes.

"Es posible que el capitán y el primer oficial estuvieran experimentando cansancio operacional en el momento de la segunda vuelta, que se realizó bajo una intensa carga de trabajo y en un clima turbulento", dijo Flydubai.

La ambigüedad en los manuales de operación del fabricante con respecto a los procedimientos para dicha revisión también generó confusión. Posteriormente, la tripulación perdió el control de la aeronave, lo que provocó el impacto con el suelo.

"El accidente se clasifica como pérdida de control en vuelo", dijo el informe de los investigadores.

El accidente de Flydubai en Rostov fue una "pérdida de control en vuelo"