jueves. 18.07.2024
El Tribunal Penal de Dubai condenó a un africano a tres años de prisión seguidos de la deportación por robar a dos asiáticos en complicidad con dos compatriotas (fugitivos) a punta de cuchillo. Según los informes, los convictos robaron 10.000 dirhams, una billetera y un teléfono móvil de las víctimas bajo coacción. 

El caso se remonta a septiembre pasado, cuando un asiático presentó una denuncia ante la policía en la que afirmaba que le habían robado a punta de cuchillo mientras caminaba por la calle con otra persona hacia su residencia en Al Quoz en Dubai.

Una de las víctimas explicó que uno de los perpetradores agredió a su compañero causándole heridas en el dedo y la espalda, y robó un teléfono y una billetera que contenían 10.000 dirhams y una tarjeta bancaria.

Una patrulla policial se desplazó al lugar, mientras las víctimas eran trasladadas al hospital para recibir atención médica. Los policías continuaron con la búsqueda e investigación para identificar y ubicar a los sospechosos.

Una patrulla policial detuvo a una persona que cumplía con las especificaciones proporcionadas por las víctimas. Se dijo que estaba en un estado de confusión y tenía un teléfono móvil que sonaba constantemente. Un miembro de la patrulla le pidió que respondiera y accionara el altavoz.

La persona que llamó era el propietario del móvil que decía: "Este es mi teléfono y me lo robaron". En consecuencia, el sospechoso fue detenido y conducido a la comisaría, donde las víctimas lo reconocieron y confirmaron que era uno de los que les había robado.

El sospechoso admitió que se confabuló con otros compatriotas para robar a las dos víctimas, que caminaban por una calle del Polígono Industrial Al Quoz. Agregó que su parte del robo fue el teléfono de la víctima y cierta cantidad de dinero.
 

Una llamada telefónica desenmascara a un ladrón en Dubai