lunes. 22.04.2024

Una niña está gravemente enferma en un hospital de Dubai después de un accidente en el gimnasio de un edificio residencial.

Naraya Broun fue liberada de una máquina para andar después de ser succionada por la parte posterior del mecanismo del cinturón mientras intentaba recuperar una pelota.

Las manos y los brazos de la niña de cuatro años fueron arrastrados hacia la máquina hasta el punto en que su cuello fue empujado contra el rodillo de la correa trasera.

Alex Broun, de 56 años, su padre, apagó la máquina y luchó por sacarla.

Naraya, a quien sus padres llaman NaiNai, estuvo atrapada en la máquina durante más de 10 minutos mientras su padre intentaba liberarla. Describió la cinta de correr como un modelo antiguo que estaba muy por encima del suelo en comparación con los estilos más nuevos.

"No había nadie más en el gimnasio, nadie más en todo el tercer piso", contó el angustiado padre al diario The National.

Se concentró en soltar sus brazos de la máquina, pero en unos momentos se dio cuenta de que su cuello estaba comprimido y que estaba luchando por respirar.

"Su cara se estaba volviendo blanca y sus labios morados", agregó.

Broun, un australiano al que le enseñaron resucitación cardiopulmonar tuvo la rapidez de pensar para realizar la reanimación boca a boca, lo que puede haberle salvado la vida a su hija.

Este viernes, desde la unidad de UCI del Hospital Rashid, el padre tuiteó fotos de la niña con la esperanza de que todos recen por ella.

"Realmente creo en el poder de la oración", concluyó.

Una niña en Dubai, muy grave tras un accidente con una máquina de gimnasio
Comentarios