domingo. 21.07.2024

El Tribunal Penal de Dubai condenó a un hombre y una mujer africanos a tres años de cárcel seguidos de la deportación y les impuso una multa de 28.000 dirhams por los cargos de asalto y robo. El caso se remonta a julio del año pasado cuando un asiático presentó una denuncia en la que afirmaba que había sido asaltado y robado por una banda africana.

Según su declaración, vio un anuncio de un centro de masajes en el que trabajaban chicas europeas, por lo que llamó al número indicado de WhatsApp y preguntó por la ubicación del centro y el precio de la sesión de masaje. La víctima le pidió al centro que le enviara una foto de la chica y le mandaron una imagen de una joven rubia y le comentó que el precio por una sesión de masaje era de 3.000 dirhams, él aceptó y recibió un mapa de la ubicación.

Llegó a tiempo y subió al centro, donde vio a mujeres africanas dentro de un apartamento, que aparentemente era un centro falso, manifestó el asiático.

La mujer que lo recibió le dijo que la chica que le daría masajes estaba dentro de la habitación y señaló que apenas entró a la habitación, la mujer cerró la puerta con fuerza. Allí, fue sorprendido por cuatro africanas que lo agredieron y lo despojaron de su ropa. Una de ellas lo fotografió desnudo, mientras las otras lo cachearon y al no encontrar dinero le preguntaron por su tarjeta de cajero automático. Como les dijo que la había dejado en su coche, una de ellas fue y la trajo.

Más tarde, le pidieron el código PIN y él tuvo que dárselo después de ser agredido y torturado. La víctima afirmó que estuvo encerrado allí durante varias horas hasta que un hombre africano y las mujeres llegaron y le dieron la cartera y el teléfono móvil antes de que le permitieran vestirse y marcharse. El hombre lo amenazó con publicar un vídeo indecente que filmó de él y enviarlo a su familia y conocidos.

La víctima descubrió que se habían retirado 28.000 dirhams a través de su tarjeta de cajero automático, por lo que denunció el incidente a la policía. Un oficial afirmó en los interrogatorios que un equipo de detectives reunió evidencias que les ayudaron a arrestar al acusado y a otras mujeres en la escena.

La víctima identificó al imputado y a su pareja. Sin embargo, el tribunal absolvió a dos mujeres que se encontraban en el centro de masajes.

Roban 28.000 dirhams en un centro de masajes falso en Dubai