jueves. 25.07.2024

El Tribunal de Estatuto Personal de Dubai dictaminó que una árabe se divorciara de su marido de forma irrevocable. También rechazó la petición del marido de que la mujer se sometiera a una prueba de ADN y fuera examinada por un médico especialista para determinar la duración del embarazo. Asimismo, rechazó la negación del marido de la paternidad del embrión.

Según el expediente, un marido árabe presentó una demanda ante el Tribunal de Estado Personal de Dubai, en la que exigía que su esposa fuera obligada a hacerse una prueba de ADN, y le concediera el divorcio debido al daño causado por insultos costantes, ya que lo expulsó del hogar conyugal y lo privó de sus derechos matrimoniales.

El demandante manifestó que se casó con la apelada en noviembre de 2023, y después de solo un mes, ella comenzó a tratarlo mal, ya que solía maldecirlo constantemente y también lo echaba de la casa. Agregó que la mujer también lo privó de sus derechos legales, y aunque utilizó todas las vías amistosas para solucionar el asunto y se comunicó con su madre para arreglar la situación y volver a vivir juntos, todos los intentos fracasaron.

El esposo explicó que tras un mes de matrimonio, su mujer le dijo que estaba embarazada de tres meses, por lo que sospechó de ella, y para preservar su reputación, no mostró ninguna mala reacción pero le pidió que lo acompañara a un médico especialista para confirmar la validez del embarazo, pero ella se negó. Luego le pidió el divorcio a cambio de renunciar a todos sus derechos, con la condición de que el niño fuera registrado a su nombre tras el nacimiento.

La esposa negó las acusaciones del marido y mencionó que éste solía maltratarla desde el principio del matrimonio, además de abstenerse de gastar en ella y negarse a cuidarla Explicó que la vivienda conyugal estaba alquilada a su nombre y que el marido vivía allí a su cargo. Presentó una copia del contrato de arrendamiento y solicitó al tribunal que rechazara las peticiones del hombre.

El abogado de la esposa, Ahmed Abdel Shafi, dijo que la esposa admitió haber insultado al esposo a través de WhatsApp en respuesta a que él la insultara, por lo que el tribunal aseguró que era imposible que el matrimonio continuara entre las dos partes.

El tribunal también aclaró que para que un marido pueda acusar a su esposa de adulterio, debe haberlo presenciado personalmente o haberlo comprobado, y como no la vio, su solicitud fue considerada sin pruebas.

Shafi agregó que el Tribunal de Estado Personal de Dubai decidió que un hombre tiene derecho a negar la paternidad del niño dentro de los siete días a partir de la fecha de conocimiento del nacimiento o embarazo, y presentar su demanda dentro de los 30 días de conocer el nacimiento o embarazo, y que las cuatro escuelas religiosas de jurisprudencia islámica han establecido varias condiciones para negar la paternidad, la más importante de las cuales es que la negación debe ser sin demora, pero si el marido permanece en silencio, no se le permite luego negarlo, y dado que el esposo no negó su paternidad durante aproximadamente cinco meses de embarazo, el período legal había expirado y ya no se le permitía hacerlo.

Tribunal de Dubai rechaza la negación de paternidad de un marido