martes. 31.01.2023

Lola Flores en su centenario

Honor y gloria a La Faraona, que también hizo llegar su enorme arte hasta Colombia
Cubierta del sencillo lanzado en 1970 con dos canciones de compositores colombianos interpretadas por Lola Flores.
Cubierta del sencillo lanzado en 1970 con dos canciones de compositores colombianos interpretadas por Lola Flores.

Escribo estas líneas un 21 de enero, mientras España y el mundo celebran el centenario de María Dolores Flores Ruiz, más conocida como Lola Flores, aunque debería decir La Faraona, Lola de EspañaLa niña de fuego o Torbellino de colores, algunos de sus apodos más queridos y populares.

Uno no puede decir simplemente que Lola Flores fue una cantante, bailarina y actriz, porque se queda corto, ni que sus géneros fueron solamente el flamenco y la copla, ha sido un icono de la cultura pop (que no es exclusividad de rockeros), porque ella siempre fue moderna y contemporánea para diversas generaciones. Un personaje que trascendía sus canciones, sus bailes y películas, que cimentó una dinastía musical con su familia, que sigue expandiéndose, pues la unión con su esposo y pareja musical Antonio González “el Pescailla”, le ha regalado al mundo a artistas como Lolita, Antonio Flores, Rosario Flores y los que siguen. 

Lola nació y se crió entre música, sus padres regentaban un pequeño restaurante llamado Los Leones en Jerez de la Frontera, su patria chica y dicen que a los dos años ya estaba bailando encima de las mesas. Siendo una adolescente ya era conocida por su gracia, como dicen en Andalucía por su arte y su duende, que la llevó a Madrid, al cine, a grabar discos, su discografía debe superar los 50 títulos, giras por América Latina y el mundo, cuando ella ya era un símbolo español. Una mujer de la que se recuerdan sus anécdotas, como cuando paró un concierto para buscar el pendiente que en uno de sus arrebatadores bailes, salió por los aires y todavía no se ha encontrado.

Lola Flores era pintora también y esa es una faceta que no muchos conocen, se le recordará siempre por esa manera tan histriónica de interpretar sus canciones, con una pasión pocas veces vista, una mujer cuya personalidad magnificaba su belleza. Para quienes se atreven a decir que no cantaba bien, tendrían que escuchar, si no lo han hecho, verdaderos clásicos como “Ay pena, penita, pena”, “A tu vera”, “La Zarzamora, “Torbellino de colores”.

En su repertorio y para orgullo de Colombia, hay varias canciones de compositores de nuestro país, quiero destacar dos. En primer lugar, una versión en rumba flamenca de un vallenato clásico de Rafael Escalona, “La Casa en el Aire. Así mismo, “Que me coma el tigre”, una canción de Eugenio García que fue muy popular, porque fue banda sonora de un segmento interpretado por Lola Flores y su esposo en la película “El taxi de los conflictos” (1969). Curiosamente las dos canciones fueron lanzadas en un sencillo en 1970, cuya imagen acompaña esta nota. 

Una mujer de una inteligencia sin igual, de respuestas inolvidables, como cuando dijo “¿Sabes por qué yo estoy guapa? Porque el brillo de los ojos no se opera”. Honor y gloria a Lola Flores en su centenario, del cual Colombia guarda un par de canciones, que aquí compartimos, porque no somos egoístas:

--------------------------

Dixon Moya es diplomático colombiano de carrera y escritor por vocación. Lleva un blog en el periódico colombiano El Espectador con sus apellidos literarios, en el cual escribe de todo un poco: http://blogs.elespectador.com/lineas-de-arena/  En Twitter a ratos trina como @dixonmedellin 

Lola Flores en su centenario
Comentarios