jueves. 18.08.2022

La historia detrás de un grano de café

"El que trabaja con las manos es un artesano, el que trabaja con la mente es un científico, el que trabaja con el corazón es un artista, y el que trabaja con las manos, con la mente, y el corazón es un caficultor”.

"El que trabaja con las manos es un artesano, el que trabaja con la mente es un científico, el que trabaja con el corazón es un artista, y el que trabaja con las manos, con la mente, y el corazón es un caficultor”.

Qué delicioso es el café. Algunos lo prefieren negro, otros con leche. Yo disfruto más el café negro y sin dejar de mencionar ese aroma incomparable, aroma a felicidad, que despierta el alma, y revive el corazón de quienes lo beben, esa bebida adictiva y mágica. Pero, ¿te has preguntado alguna vez quiénes son los responsables de hacer esto posible? Seguro pensaras que nosotros los baristas, o el tostador, y sí, está bien, pero existen otras personas responsables, otras que casi nadie menciona y que han sido olvidadas en muchos momentos por el gremio cafetero.

Últimamente he sentido inquietud por querer mostrar al mundo lo importante que es un grano de café, que hay detrás de esa taza que amamos beber la mayoría de las personas y de la cual somos adictas. Quise hacerlo con uno de los orígenes que más me piden mis clientes: el origen Colombia de Diego Samuel. Decidí escribirle e invitarle a un vivo en Instagram para que nos contara a mis seguidores y a mí su historia. Realmente puedo expresar que fue increíble y enriquecedora, y sé que los que estuvieron conectados en esta entrevista quedamos más enamorados del café por esa hermosa historia llena de un gran esfuerzo familiar, preparación profesional y constancia.

Diego Samuel Bermúdez, caficultor colombiano y uno de los dueños de las fincas 'El Paraíso', ubicadas en Colombia, nos muestra que si trabajas en equipo, con apoyo de tu familia, estudias y te esfuerzas, lograras tus sueños. Esta familia es ejemplo de caficultores, que sin imaginar tanta bendición por su arduo trabajo, exportan café verde a más de 27 países del mundo, incluso aquí en Emiratos árabes Unidos. ¿Qué tal? Sorprendente, ¿verdad?

Además, nos cuenta que la idea "inició como un proyecto para sostener a nuestras familias”. Su historia es la historia de muchos caficultores del mundo; trabajan día a día, algunos muy complicados pues es de suma importancia que se analice cada detalle. Pueden pasar muchos años hasta alcanzar el éxito de las fincas 'El Paraíso'.

Valoro mucho el trabajo de los caficultores, es hermoso y extraordinario; todos los que amamos el café deberíamos apreciar el gran trabajo que existe detrás de un grano y darle a cada uno de ellos el lugar que se merecen. El éxito de una finca no es magia, es un trabajo organizado, que comienza todos los días desde muy temprano. Tenía mucha curiosidad de saber cómo es el día de un caficultor, así que fue uno de los principales temas de la entrevista con Diego Samuel. 

El día de un caficultor

 “En el día estamos preparados para apoyar a cualquier equipo. A los equipos los capacitamos en todas las labores de la finca, por ejemplo, los catadores están capacitados en trillas, los catadores están capacitados en procesos y los de procesos están capacitados en trillas", señala Bermúdez. 

También, "todos saben sobre el proceso de catación; es esta la única manera que valoramos el trabajo de todos en equipo. En la finca, todos debemos conocer cuál fue el esfuerzo del anterior proceso, quién estuvo presente y el valor de todo lo que estamos realizando, evaluándonos mutuamente día a día”, continuó el propietario de las fincas 'El Paraíso'. 

Los caficultores del mundo se merecen un gran reconocimiento y apoyo por sus gobiernos y por parte del gremio cafetero, no pueden seguir siendo olvidados e ignorados ya que son la base de cada uno de nosotros, tostadores, catadores, y baristas, simplemente, sin ellos, el café no existiera, no pudiéramos disfrutar de nuestra bebida diaria que está llena de tanta pasión y magia.

Espero mi coffee lovers que hayan disfrutado este artículo de opinión, que tiene como único objetivo el valor y el respeto a quienes hacen un arduo y hermoso trabajo para que bebamos todos los días nuestra bebida favorita, el café.

Mi agradecimiento al caficultor colombiano Diego Samuel Bermúdez por su amabilidad de concederme un poco de su tiempo y expresar en esta entrevista, que se convirtió en una larga conversación, su gran trabajo en familia. También, el reconocimiento de que, junto a Dios y a su familia, las fincas 'El Paraíso' existen. 

Gracias a cada uno de ustedes por leerme, nos vemos en otra entrega de UN CAFÉ CONMIGO.                                

La historia detrás de un grano de café
Comentarios