jueves 2/12/21

Rambalín se pasea por Sharjah

Y yo no puedo dejar de llorar
Rodrigo Cuevas, durante su concierto en Sharjah. (EL CORREO)
Rodrigo Cuevas, durante su concierto en Sharjah. (EL CORREO)

Desde que el pasado sábado vi la actuación de Rodrigo Cuevas en Sharjah no paro de escuchar sus canciones. Estoy enganchado. Soy casi un sesentón modelado en terreno musical -y de vida- en lo que se denominó la movida madrileña. Hoy abrazo con pasión la copla. Escucho sin parar a Carlos Cano, a quien no presté atención en mi juventud. Temas suyos como 'Habaneras de Cádiz' son constantes en mi día a día. Me encanta la copla. Y me encantan los fados protugueses. Y me encanta Rodrigo Cuevas. Se me pone el vello de punto cada vez que escucho 'Rambalín'. Conocer la historia de Alberto Alonso Blanco en la perfecta y prodigiosa voz de Rodrigo es algo muy grande. Me emociona. Aún más por haberla escuchado por primera vez en el corazón de Sharjah y en un concierto que reconozco que me impactó. Escribía Amelia Cruzado en su crónica sobre el espectáculo que ofreció Rodrigo Cuevas que  "su suprema sensibilidad quedó de manifiesto cuando interpretó temas como «Rambalín» o «Cesteiros»". Así fue. Entre otras razones porque en esta ocasión Rambal se paseó por Sharjah entre árabes, pakistaníes, indios, filipinos... y españoles que, como yo, descubrimos su historia en un lugar que nunca podríamos haber imaginado. Un orgulloso Rambal recorrió los zocos, la Corniche, cruzó el Creek en un abra y después se fue a cenar a un restaurante tradicional. Y como no se quiso perder lo mucho y bueno que ofrece Emiratos Árabes, el día de antes visitó el Pabellón de España en la Exposición Universal 2020 de Dubai, donde habló y contó aquella desgraciada historia que se gestó cuando moría el franquismo y que ahora resurge con toda intensidad a orillas del Golfo Arábigo ya adentrado el siglo XXI. Rodrigo Cuevas ha llevado muy lejos de Xixón a Rambal. Y hay que agradecérselo. Por aquí dejo su huella. No puedo dejar de llorar.

Rambalín se pasea por Sharjah
Comentarios