miércoles. 06.07.2022

La petrolera Saudi Aramco multiplica por cuatro su beneficio en el segundo trimestre

El dividendo por los beneficios del segundo trimestre será de cerca de 17 millones de euros
Una refinería de la petrolera Saudi Aramco.
Una refinería de la petrolera Saudi Aramco.

La petrolera estatal Saudi Aramco multiplicó por cuatro sus beneficios en el segundo trimestre del año, aprovechando la subida de precios del crudo y la recuperación de la demanda. La mayor petrolera mundial, que ha presentado sus resultados este domingo, asegura que sus resultados, por encima de lo que se preveía, se explican por el alivio global de las restricciones a causa de la pandemia, las campañas de vacunación, las medidas de estímulo económico y, en general, la aceleración económica experimentada por algunos mercados clave para la compañía.

El resultado neto de Aramco entre abril y junio creció hasta los 95.470 millones de riales (unos 21.645 millones de euros, al cambio actual), lo que supone un incremento del 288% con respecto a los resultados del mismo periodo de 2020 (24.620 millones de riales). El mercado, según una media de cinco analistas consultados, esperaban que los beneficios no llegasen a los 20.000 millones de euros. Los gastos de capital de la compañía se elevaron el periodo un 20% hasta casi 6.400 millones de euros.

“Nuestros resultados del segundo trimestre reflejan un fuerte rebote en la demanda energética global y entramos en la segunda mitad de 2021 siendo más resilientes y más flexibles, mientras la recuperación cobra impulso”, ha asegurado el consejero delegado de Aramco, Amin Nasser, en un comunicado. Durante la llamada con accionistas e inversores para explicar las cifras, Nasser ha asegurado que la compañía espera que la demanda de petróleo a finales de año alcance los 99 millones de barriles diarios. La firma saudí está trabajando, ha dicho, para incrementar su capacidad hasta los 13 millones de barriles diarios, tal como preveía en un plan anunciado el año pasado.

El dividendo por los beneficios del segundo trimestre será de cerca de 17 millones de euros, cumpliendo con el objetivo que se había marcado Aramco, y se repartirá durante el tercer trimestre (es decir, antes del 30 de septiembre). En julio, los analistas de Credit Suisse habían asegurado que ante el incremento de los precios de petróleo y la consiguiente mejora de liquidez de la compañía, Aramco podría plantearse repartir un dividendo especial. Este no ha sido anunciado y Yousef Husseini, analista de la firma EFG Hermes, sostiene que la petrolera podría quedarse esa liquidez extra para entrar en el programa Shareek (que podría traducirse como socio), un ambicioso plan de inversiones presentado por Arabia Saudita el pasado marzo que busca fortalecer a su sector privado mediante colaboración público-privada.

Diversificar la economía y reducir la dependencia del petróleo son dos objetivos fundamentales del programa de reformas impulsado por el príncipe Mohamed Bin Salmán, heredero y gobernante de hecho de Arabia Saudita. Aramco protagonizó una salida a Bolsa de récord a finales de 2019, por la que obtuvo casi 26.500 millones de euros, transferidos al fondo soberano del Reino para apoyar el programa de reformas. Pese a la difícil coyuntura internacional provocada por el coronavirus, la compañía se empeñó en mantener el dividendo prometido de 75.000 millones de dólares (que revierten mayoritariamente al Estado, ya que tiene más del 98% de participación) para lo cual se endeudó y anunció la venta de algunos activos no esenciales. El pasado junio, cerró un acuerdo con un consorcio internacional para venderle el 49% de sus oleoductos por 12.400 millones de dólares (unos 10.500 millones de euros).

Con los beneficios anunciados este domingo, Aramco se une a otras grandes petroleras que han dado cuenta de sustanciosos beneficios en las últimas semanas. La estadounidense Exxon Mobil, presentó en julio ganancias de 4.690 millones de dólares entre abril y junio, frente a las pérdidas de más de 1.000 millones de dólares en el mismo periodo de 2020. También la angloholandesa Royal Dutch Shell anunció su mayor beneficio trimestral en más de dos años, superando los 5.500 millones de dólares de ganancias. En el arranque del año, el precio del petróleo ha subido un 35%, impulsado por los recortes de producción pactados por la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, la conocida como OPEP+. El barril brent, de referencia en Europa, cerró su cotización el pasado viernes en 70,42 dólares.

La petrolera Saudi Aramco multiplica por cuatro su beneficio en el segundo trimestre
Comentarios