miércoles. 17.07.2024

El ministro de Exteriores saudí, Adel Al Jubeir señaló que Qatar tiene que cambiar su comportamiento o permanecerá aislado.

En sus primeras declaraciones públicas después de que Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahréin entregaran una lista de 13 demandas a Qatar, Al Jubeir señaló que, "hemos entregado nuestros puntos, tomamos nuestros pasos ahora le toca a los qataríes modificar. Si no cambian su comportamiento permanecerán aislados ... y si Qatar quiere volver al Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) ya sabe qué es lo que debe hacer".

Se le preguntó si había riesgo de que Qatar se acercara a Irán, "si quieren tratar con Irán, pueden hacerlo bajo su propio riesgo. No conozco a nadie que haya tratado con Irán y haya tenido una experiencia positiva".

Al Jubeir realizó estos comentarios en Washington en la que es su segunda visita a la capital de Estados Unidos en menos de dos semanas. Donde reiteró la decisión adoptada por Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahrein de aislar Qatar por su apoyo a grupos islamistas y terroristas. "La idea de que esto es un bloqueo o un estado de sitio no es correcto", subrayó el ministro saudí.

"Los aeropuertos de Qatar están abiertos, puertos marítimos de Qatar están abiertos. Simplemente no pueden volar sobre nuestro territorio ... la idea de que estamos dejando morir de hambre a los qataríes no se basa en hechos, tienen acceso al mundo, sólo les cuesta un poco más y dijimos que estamos preparados para enviar alimentos y suministros médicos". "Sin embargo, la financiación de grupos terroristas, "el pago de rescate a las milicias chiítas, el envío de 300 millones de dólares a Irak, que gran parte termina en manos de las Fuerzas Quds de Irán (Cuerpo de élite de la Guardia Revolucionaria) y esto no es aceptable", dijo.

El ministro aplaudió la mediación de Kuwait y puntualizó que el embajador de EAU en Washington, Yousef Al Otaiba, describió las exigencias a Qatar como no negociables.

Al Jubeir habló horas antes de que el secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson, que dirige los intentos de Estados Unidos de mediar entre sus principales asociados del CCG, se reuniese en el Departamento de Estado con su homólogo qatarí, el jeque Mohammed bin Abdulrahman Al Thani.

Tillerson, que fue CEO de la petrolera Exxon, conoce bien a los líderes de Qatar y del Golfo, ha adoptado una posición neutral y respalda la mediación dirigida por Kuwait con la esperanza de encontrar una solución diplomática a la disputa. Hizo un llamado a los países para que bajen el tono de su retórica y se sienten para el diálogo.

Así mismo subrayó las preocupaciones de Estados Unidos sobre la crisis que afecta a los intereses fundamentales de Estados Unidos en la región, diciendo que "creemos que nuestros aliados y socios son más fuertes si trabajan juntos hacia una misma meta. Todos estamos de acuerdo en detener el terrorismo y la lucha contra el extremismo. Cada país en cuestión tiene algo que aportar".

Con menos de una semana por delante en el plazo de diez días dado a Qatar para satisfacer las demandas, el embajador de EAU en Rusia, Omar Ghobash, dijo a la BBC este martes que "Qatar no está respondiendo positivamente a lo que le hemos enviado".

El archirrival de Arabia Saudita, Irán, ha tratado de explotar la crisis interna del CCG y probablemente de todo corazón apoya la fractura de la alianza del Golfo Arábigo. Ghobash dijo que ese resultado es un riesgo conocido por EAU. "La idea de que Qatar caiga en el regazo de Irán es algo que aceptamos, pero al menos dará claridad a la región y sabremos quiénes son nuestros amigos y enemigos".

Washington, por su parte, espera evitar cualquier disolución del bloque GCC. Tillerson ha sido respaldado por el Pentágono, la Casa Blanca ha apoyado las medidas de aislamiento interpuestas en Qatar. Trump ha contradicho varias veces a Tillerson y a sus dos principales colaboradores en Oriente Medio, su yerno Jared Kushner y su asesor Stephen Bannon, dando un mayor apoyo al bloque dirigido por Arabia Saudita.

El poderoso presidente del comité de relaciones exteriores del Senado, Bob Corker, escribió una carta pública inusual al máximo diplomático, diciendo que "las recientes disputas entre los países del CCG sólo sirven para dañar los esfuerzos en la lucha contra Daesh y contrarrestar a Irán", y que va a bloquear 'nuevos permisos' en la venta de armas a los estados del Golfo hasta que "se resuelva el conflicto actual y estos países se reunifiquen".

El control sobre la venta de armas al CCG - que ascendió a 33.000 millones de dólares desde mediados de 2015 hasta mediados de 2016, según Defense News, no se aplica a las ventas que ya han sido notificadas al Congreso.

El demócrata de mayor rango en el comité, Ben Cardin, comparte las preocupaciones del señor Corker.

Tillerson continuó sus conversaciones con funcionarios del Golfo tras reunirse con el ministro de Exteriores qatarí, con el ministro de Estado para Asuntos del Gabinete de Kuwait, el jeque Mohammed Abdullah Al Sabah, y de compartir una cena de trabajo con el embajador de Kuwait en EEUU, según la agenda Departamento de Estado.

Arabia Saudita asegura que si Qatar no cambia permanecerá aislado