martes. 28.05.2024

Las autoridades de seguridad de Yemen señalaron que la policía detuvo al menos a 5.000 migrantes en los últimos 15 días que intentaban cruzar la frontera de Arabia Saudita. Los funcionarios declararon que los inmigrantes, la mayoría de ellos de países africanos, están detenidos en estaciones de policía y recintos deportivos en la ciudad de Adén, al sur del país.

Desde el miércoles, las autoridades han detenido a unas 3.500 personas en una sala comunal en la Plaza 22 de mayo de Adén. Fuentes yemeníes han dicho que hasta 5.000 personas podrían haber sido detenidas en total en centros de detención improvisados, como un estadio de fútbol local. "Estamos enfrentando un gran problema que está ocurriendo en un momento muy crítico, cientos de migrantes llegan a la ciudad de Adén todos los días", declaró al diario The National Abdulrahman Al-Nakeeb, portavoz de la Policía de Adén. "Estos migrantes, que en su mayoría son etíopes, entran por mar y se reúnen en grupos en las calles, en los mercados públicos, cerca de restaurantes y comienzan a llegar a los barrios poblados, lo que causa muchos problemas a los residentes", explicó.

Miles de inmigrantes llegan a Yemen cada año, principalmente desde los países del Cuerno de África, impulsados ​​por la sequía y el desempleo en el país y atraídos por los salarios y nivel de vida en Arabia Saudita y el Golfo.

El funcionario detalló que el problema más preocupante habían sido los informes de las líneas del frente en Al Dhalea donde se asegura que los emigrantes están luchando del lado de los hutíes contra la Coalición Árabe liderada por los saudíes.

“Los rebeldes hutíes están capturando a los emigrantes que intentan entrar en Arabia Saudita a través de la provincia yemení de Sada y se los llevan a campos de entrenamiento antes de enviarlos al frente de batalla junto con sus combatientes o usarlos para plantar dispositivos explosivos en las rutas utilizadas por las fuerzas gubernamentales en Hodiedah o en las áreas del sur", reveló Al Nakeeb.

El portavoz de la Policía hizo un llamamiento a las organizaciones internacionales que trabajan con migrantes para ayudar a las autoridades locales en Adén a trasladarlos a Etiopía. Subrayó que las autoridades en Adén han estado trabajando duro para enviarlos de manera segura a Etiopía, pero el proceso ha sido difícil.

En el centro de detención de la Plaza del 22 de mayo, Salah Al Kouni, jefe de la comisaría de policía del área local de Al Memdarah, dijo que el 90% de los detenidos eran de Etiopía y el resto de Somalia. "Nos dijeron que entraron ilegalmente al país para tratar de pasar a Arabia Saudita y ganarse la vida".

Al Kouni dijo que 45 de los 3.500 detenidos en la sala son mujeres y agregó que las condiciones eran sombrías. "Luchamos por proporcionarles comida y agua y los estamos observando constantemente para protegerlos porque este jueves se desató una gran pelea en la sala cuando los cristianos provocaron a los musulmanes y los separamos, ahora los musulmanes están todos juntos en una sola habitación y los cristianos están en otra". Las 45 mujeres, agregó, se encuentran en un recinto cercano que tiene agua, electricidad y ventiladores. "Tratamos de satisfacer todas las necesidades básicas", apostilló.

Muchos de los migrantes detenidos también padecen enfermedades con algunos diagnosticados de hepatitis C, VIH y enfermedades infecciosas de la piel.

Una fuente de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Adén manifestó al diario, bajo condición de anonimato, que el organismo está implicado en brindar atención a los migrantes detenidos, como alimentos, agua y saneamiento. "Les proporcionamos alimentos, suministros de agua y también trajimos médicos para tratar a los enfermos".

El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, manifestó este viernes que la OIM está "profundamente preocupada" por la situación.

Autoridades de Adén solicitan ayuda internacional para atender a 5.000 emigrantes